LA CENA ESTA SERVIDA

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. Apocalipsis 3:20-21

Cierren las puertas y vengan a Mi Santuario, dice el Señor. Yo estoy en la puerta de su corazón. Yo estoy tocando allí. ¿Me dejarán entrar? Porque Yo anhelo pasar tiempo con ustedes.

Muchos de ustedes han abandonado su tiempo Conmigo. Muchos han estado demasiado ocupados con los asuntos de este mundo. Muchos me han abandonado, dice el Señor. Pero Yo no los he abandonado. Yo estoy buscando a las ovejas perdidas de Mi redil, porque muchos han encontrado otras cosas para comer en esta hora. Ellos han comido cosas que son insalubres a sus espíritus. Ellos solían estar satisfechos con la comida que Yo les daba, pero ahora, han llegado a las mesas de los hombres. Sin embargo, aunque Yo he puesto delante de ellos un banquete, han decidido no participar de el.

Porque ustedes no están preparados, porque no han tenido el sustento para sus huesos. Cuando los días de vacas flacas vengan, ustedes no tendrán suficiente carne en sus huesos para sobrevivir. Pero Mi cuerpo fue quebrantado por ustedes, Yo di Mi sangre en rescate por muchos. YO SOY el pan de vida. Todo el que venga a Mi se mantendrá firme en los días por venir.

Isaías 55:6-7 Busquen al Señor mientras pueda ser hallado; llámenlo mientras se encuentre cerca. ¡Que dejen los impíos su camino, y los malvados sus malos pensamientos! ¡Que se vuelvan al Señor, nuestro Dios, y él tendrá misericordia de ellos, pues él sabe perdonar con generosidad.

2 Pedro 3:10-13 (NTV) Pero el día del Señor llegará tan inesperadamente como un ladrón. Entonces los cielos desaparecerán con un terrible estruendo, y los mismos elementos se consumirán en el fuego, y la tierra con todo lo que hay en ella quedará sometida a juicio. Dado que todo lo que nos rodea será destruido de esta manera, ¡cómo no llevar una vida santa y vivir en obediencia a Dios, esperar con ansias el día de Dios y apresurar que este llegue! En aquel día, él prenderá fuego a los cielos, y los elementos se derretirán en las llamas. Pero nosotros esperamos con entusiasmo los cielos nuevos y la tierra nueva que él prometió, un mundo lleno de la justicia de Dios.

OREMOS:

Señor Jesús yo creo firmemente que tu eres el Hijo de Dios. Tu eres el Cristo, el que vino a morir por mi y a deshacer toda obra del diablo, toda obra de maldad. Diste tu vida en la cruz por mis pecados y resucitaste de entre los muertos. Padre hoy confieso que he pecado, confieso que me alejé de Ti, confieso haber andado por malos caminos, haciendo lo que me gusta, sin pensar en que alejado de ti no puedo hacer nada. Hoy confieso no haberte obedecido y te pido perdón; me vuelvo a ti en arrepentimiento. Lávame, y límpiame con tu sangre. Te pido que te quedes conmigo, en mi corazón y seas dueño y Señor de mi vida. Te confieso como mi único y verdadero Señor y Dios. Apártame para servirte, amarte, obedecerte. Dedico y consagro a Ti mi vida. Gracias por redimirme, por limpiarme, por justificarme y santificarme. En el nombre de Jesús. Amen.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario