TRAE TU CASO AL JUEZ JUSTO

 

Dios me protege porque él protege a los buenos de corazón. Él es un juez justo, siempre condena a los perversos. Salmo 7:10-11

Esta es una promesa de nuestro Juez justo. El defenderá, protegerá y vengará a sus escogidos “rápidamente”. Aunque El aplace o demore Su ayuda para nosotros, necesitamos darnos cuenta que ha habido un fortalecimiento de nuestra fe que ha estado ocurriendo y aunque vivimos confiados en las promesas de Dios a menudo nos sentimos bajo presión.

Jesús les contó a sus discípulos una parábola para mostrarles que debían orar siempre, sin desanimarse. Les dijo: «Había en cierto pueblo un juez que no tenía temor de Dios ni consideración de nadie. En el mismo pueblo había una viuda que insistía en pedirle: “Hágame usted justicia contra mi adversario.” Durante algún tiempo él se negó, pero por fin concluyó: “Aunque no temo a Dios ni tengo consideración de nadie, como esta viuda no deja de molestarme, voy a tener que hacerle justicia, no sea que con sus visitas me haga la vida imposible.” Continuó el Señor: Tengan en cuenta lo que dijo el juez injusto. ¿Acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará mucho en responderles? Les digo que sí les hará justicia, y sin demora. No obstante, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra?» Lucas 18:1-8

El Señor dice:

Tráeme tu caso y espera por mis gotas de sanidad, Yo te traeré la justicia que has estado esperando. Este es el tiempo y voy a hacerte justicia. Yo sé que puedes haber perdido la esperanza en Mi justicia, tal vez pienses que lo que has vivido en el pasado se ha quedado en el olvido, pero Yo nunca me olvidaré de cuidar tu dolor y sanar tus heridas por muy viejas que sean, aún las de tu infancia.  Yo se cuan profundas son tus heridas, Yo también experimenté el dolor de la injusticia, fui incomprendido, acusado falsamente, fui rechazado y crucificado siendo inocente de todo. ¿No te parece que Yo sé cómo se siente? Piensa de nuevo, ha llegado el momento y Yo estoy trayendo justicia de una vez por todas, y con Mi justicia traeré la profunda sanidad de tus heridas y todo pasará porque es mi justicia y es divina. Prepárate para celebrar Mi libertad con danzas cuando Yo corte las cadenas del acusador de tus hombros y los grilletes de tus pies serás libre para danzar de nuevo.

Salmo 94:14-15 El Señor no rechazará a su pueblo; no dejará a su herencia en el abandono. El juicio volverá a basarse en la justicia, y todos los rectos de corazón lo seguirán.

Salmo 50:6 El cielo proclama la justicia divina: ¡Dios mismo es el juez!

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario