RIOS EN EL DESIERTO

Como tenía mucha sed, clamó al Señor: «Tú le has dado a tu siervo esta gran victoria. ¿Acaso voy ahora a morir de sed, y a caer en manos de los incircuncisos?» Entonces Dios abrió la hondonada que hay en Lejí, y de allí brotó agua. Cuando Sansón la bebió, recobró sus fuerzas y se reanimó. Por eso al manantial que todavía hoy está en Lejí se le llamó Enacoré. Jueces 15:18-19

Unos días atrás, mientras estudiaba la Palabra, el Espíritu Santo me detuvo en estos versículos.  Supe que me estaba hablando y que quería comunicarme algo, por lo que … Continuar leyendo