TIEMPO DE JUSTICIA DIVINA

Oye, oh Señor, una causa justa; atiende a mi clamor; presta oído a mi oración, que no es de labios engañosos. Que mi vindicación venga de tu presencia; que tus ojos vean con rectitud. Salmos 17:1-2

La presencia del Espíritu Santo vino sobre mi, la semana pasada, todo el día con un pensamiento repetido y fuerte. Me daba revelaciones sobre la justificación del Señor. Ser justificado es ser declarado libre de culpa o de sospecha y que nos den la razón. Al igual que ustedes, yo he sufrido una buena cantidad de decepciones e injusticias. Como muchos de ustedes, he aprendido (a veces con gran dificultad) a entregar estas situaciones a Jesús y confiar completamente en Él para el resultado.

Hoy escuché que Él está trayendo justificación, restauración y recompensa divinas. Después, me lo confirmó directamente de las Escrituras, diciendo “El Señor da rectitud y hace justicia a los que son tratados injustamente” (Salmo 103:6 NTV).

¿Le han tratado de forma injusta? ¿Ha hecho usted las cosas bien pero lo han tratado mal como respuesta? ¿Necesita usted ser justificado? Entonces reciba esta palabra:

  1. EL ESTA REPARANDO LOS AGRAVIOS

Usted ha esperado largo tiempo por un gran avance en esa situación, y en esa relación. Ha llorado, rogado, perdonado y se ha negado a odiar. Ha orado, ayunado, demostrado amabilidad mientras sufría maltratos y decidió guardar un corazón limpio. Él dice: “Yo estoy reparando los agravios. Estoy ablandando los corazones duros. No luchaban contra ti, luchaban contra Mí, pero Yo ganaré esa lucha. Cautivaré sus corazones y, como consecuencia, te traeré paz”.

  1. EL ESTA ENDEREZANDO LO TORCIDO

Ha habido algunos caminos incorrectos, decisiones equivocadas, actitudes incorrectas, y acciones equivocadas cometidas por otras personas. Estas fueron situaciones torcidas que le rompieron el corazón, robaron su paz e interfirieron con su vida repetidas veces. Él habló a mi corazón: “Yo estoy dándole un giro a todo para bien. Crearé belleza de las situaciones feas y difíciles. Yo voy a enderezar todo, limaré asperezas y repararé agravios”.

  1. EL ESTA RESTAURANDO, CON SIGNOS DE EXCLAMACION

Escuché estas palabras: “¡Reinstalados y restaurados!” Un diccionario que consulté analiza la palabra restaurar como retornar, reponer y devolver. Usted está siendo traído nuevamente a un estado de excelencia. Está siendo restaurado a su posición. Está recibiendo de vuelta lo que le fue robado. Está recibiendo restauración y renovación de tal modo que dejará las cosas claras a los que han dudado, se han burlado de usted y a sus enemigos. Está siendo reinstalado. Se le está devolviendo el honor.

  1. ¡EL LE PAGARA Y LE DEVOLVERA EL DOBLE!

Hay muchos de ustedes que han obedecido al Señor y no se desviaron aún bajo presión. Permanecieron ahí en la asignación a donde Él los llamó. Aun así han sufrido persecuciones, les han tratado injustamente, han sido deshonrados y han experimentado pérdidas. Ustedes ha tenido experiencias como la de José, experiencias como la de Job y experiencias como Daniel, pero con todo han permanecido firmes mientras esperan. La promesa firme del Señor a ustedes es ésta:

  • Doble honor por su verguenza;
  • Posesiones dobles por lo que le fue robado;
  • Una porción doble de unción;
  • Dos veces más que antes.

La esposa de Job le animó a que maldijera a Dios y muriera en su temporada de dificultades. Él no maldijo al Señor, sino que siguió siendo fiel y firme en medio de su aflicción. ¿Cómo lo recompensó Dios? Él le dio a Job el doble de lo tenía antes (Job 42:10). El Señor no se olvida del que es fiel. Al fiel, le da la doble recompensa. Él preparará mesa para usted en presencia de sus enemigos. ¡Él lo exhibirá y compensará! ¡Él le devolverá el doble! (Jennifer Eivaz).

Isaías 61:7 En vez de su vergüenza, mi pueblo recibirá doble porción; en vez de deshonra, se regocijará en su herencia; y así en su tierra recibirá doble herencia, y su alegría será eterna.

Salmo 17: 3-12 y 15 Tú has probado mi corazón, me has visitado de noche; me has puesto a prueba y nada hallaste; he resuelto que mi boca no peque . En cuanto a las obras de los hombres, por la palabra de tus labios yo me he guardado de las sendas de los violentos. Mis pasos se han mantenido firmes en tus senderos. No han resbalado mis pies. Yo te he invocado, oh Dios, porque tú me responderás; inclina a mí tu oído, escucha mi palabra. Muestra maravillosamente tu misericordia, tú que salvas a los que se refugian a tu diestra huyendo de los que se levantan contra ellos. Guardame como a la niña de tus ojos; escóndeme a la sombra de tus alas de los impíos que me despojan, de mis enemigos mortales que me rodean. Han cerrado su insensible corazón; hablan arrogantemente con su boca. En cuanto a mí, en justicia contemplaré tu rostro; al despertar, me saciaré cuando contemple tu imagen.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario