TIEMPO DE DOBLE PORCION

En vez de su vergüenza, mi pueblo recibirá doble porción; en vez de deshonra, se regocijará en su herencia; y así en su tierra recibirá doble herencia, y su alegría será eterna. Isaías 61:6-7

Mientras buscaba al Señor por una palabra para el mes de Septiembre, me habló que sería el mes de lo “DOBLE”. Esto fue confirmado inmediatamente por medio de diversos eventos que ocurrieron al mismo tiempo en pocos días. Debe creerle a Dios por la doble porción para su vida y ser una doble bendición para otros. Este es un mes de doble honra y doble porción, y un tiempo para bendición y promoción. Debemos creer por el doble en muchas áreas. ¿Qué cosas le quiere creer a Dios? ¿Por cuáles está creyendo el doble?

CAMBIOS, TRANSFORMACIONES, Y SUEÑO DE NUEVOS MANTOS

Algunos han atravesado tiempos de duro trabajo. En el mes de septiembre, Dios está soltando el doble, con promoción, donde ocurrirá un cambio que llevará a Su Pueblo desde un lugar de duro trabajo, hacia un lugar donde el trabajo tendrá una mayor fluidez y facilidad. Espere que el Señor traiga un cambio a su vida para llevarlo hacia un lugar más elevado de bendición, prosperidad y aire fresco en su Espíritu. Allí le será más fácil respirar. Muchas personas están listas para un cambio o una transformación y Dios se los entregará.

2 Reyes 2:9 Al cruzar, Elías le preguntó a Eliseo: ¿Qué quieres que haga por ti antes de que me separen de tu lado? Te pido que sea yo el heredero de tu espíritu por partida doble, respondió Eliseo.

Luego que me hablara el Señor sobre el mes de lo doble, recibí un sueño sobre la impartición de mantos de unción. Así como Eliseo le pidió el manto a Elías, debemos buscar la doble porción de la unción del Espíritu Santo para nuestra vida. En este sueño el Señor estaba diciendo con una sonrisa: “YO SE LO QUE QUIERES”. El Señor está deseoso de entregarles estos mantos a todos los que lo buscan.

 LA DOBLE BENDICION DE LAS PUERTAS ABIERTAS

Isaías 45:1-3 Así dice el Señor a Ciro, su ungido, a quien tomó de la mano derecha para someter a su dominio las naciones y despojar de su armadura a los reyes, para abrir a su paso las puertas y dejar abiertas las entradas: Marcharé al frente de ti, y allanaré las montañas; haré pedazos las puertas de bronce y cortaré los cerrojos de hierro. Te daré los tesoros de las tinieblas, y las riquezas guardadas en lugares secretos, para que sepas que yo soy el Señor, el Dios de Israel, que te llama por tu nombre.

Después de la caída de Babilonia a manos de Ciro, Rey de Persia, los judíos exiliados pudieron regresar a Judá. Dios usó al Rey Ciro para emitir un decreto de reedificación de la casa de Dios (Esdras 6:3, Isaías 44:28). Dios usó a Ciro y decretó abrir las “puertas dobles” a su paso de manera continua y estas puertas espirituales nunca se volverían a cerrar. También vemos a Dios prometiendo enderezar sus caminos para traer apertura (quebrando los cerrojos de hierro) y entregando tesoros en oscuridad, incluso riquezas escondidas.

Esto revela cuánto Dios nos respalda para edificar “la casa de Su presencia”. Esta no es la casa del hombre, sino la casa de Dios. El Señor nos respalda totalmente cuando creamos un lugar para que Él habite. Abrirá ampliamente las puertas dobles, enderezando nuestros caminos y entregándonos también las riquezas escondidas.

Isaías 56:7 … los llevaré a mi monte santo; ¡los llenaré de alegría en mi casa de oración! Aceptaré los holocaustos y sacrificios que ofrezcan sobre mi altar, porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos.

El Señor abrirá las puertas dobles, enderezando nuestros caminos y entregándonos también las riquezas ocultas

CREA QUE DIOS ES BUENO

Veamos algunos puntos para considerar y creer:

  1. Comprenda que la naturaleza de Dios es bendecir, aumentar y promover. Cuando Dios ve nuestra fidelidad, trae recompensas y mayores bendiciones por su bondad. Hebreos 11:6 dice: “En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan”.
  2. Crea en Dios por lo “doble”, donde Él derramará una bendición que no podremos contener porque no tenemos espacio suficiente para recibirla. Aquí es donde vemos la importancia de nuestros diezmos y ofrendas. Si no las entregamos, le estamos robando a Dios. Pero no solo eso, no estamos ayudando a edificar la Casa de Su presencia, un lugar para que Él habite. Así como Dios respaldó al Rey Ciro en su compromiso para decretar que se reedificara la casa de Dios y proveer para esa tarea (Esdras 6:8), también nos respaldará para edificar su Casa de oración y adoración.

Malaquías 3:10-12 Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto, dice el Señor Todopoderoso, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde. Exterminaré a la langosta, para que no arruine sus cultivos y las vides en los campos no pierdan su fruto, dice el Señor Todopoderoso. Entonces todas las naciones los llamarán a ustedes dichosos, porque ustedes tendrán una nación encantadora, dice el Señor Todopoderoso.

Debemos creer por el doble en muchas áreas. ¿Qué cosas le quiere creer a Dios? ¿Por cuáles está creyendo el doble?

  1. Ubíquese para recibir ese derramar, donde su copa literalmente se llenará con la presencia y la bendición del Señor. Salmo 23:5-6 dice: Dispones ante mí un banquete en presencia de mis enemigos. Has ungido con perfume mi cabeza; has llenado mi copa a rebosar. La bondad y el amor me seguirán todos los días de mi vida; y en la casa del Señor habitaré para siempre.

Aún en la presencia de nuestros enemigos, Dios puede y quiere preparar una mesa, ungirlo y hacer que la copa de su vida rebalse con su gloria. (John y Brandi Belt)

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario