¡ES TIEMPO DE VER A DIOS Y NO A LA TORMENTA!

Es tiempo para que el Pueblo de Dios se levante en toda la Tierra, no es tiempo de tener temor, de tener incertidumbre o amedrentarse, sino que este es el tiempo de creer, orar y ser sensibles a lo que Dios está hablando. Doug Addison nos comparte una mensaje profético para este tiempo.

Estamos orando por personas de todo el mundo que están sufriendo en este momento. El terremoto en México, los huracanes Harvey e Irma, los incendios en el oeste de Estados Unidos… y en toda la Tierra, hay una sensación de ansiedad sobre el terrorismo y la violencia.

La gente me pregunta si hay un mensaje profético en todo. Mi respuesta es que esto no es juicio, sino los dolores de parto de un avivamiento que va a ser el mayor movimiento de Dios en la historia. Está sobre nosotros ahora y ya está comenzando.

El enemigo quiere que mires la tormenta y no a Dios.

Permítanme animarles: Jesús habló de esta temporada en la que estamos. La gente ha estado esperando la Segunda Venida de Cristo, pero eso no puede suceder sin que la Cosecha de Almas de Millones ocurra primero. Déjenme mostrarles en la Biblia.

Mateo 24: 6-8 Ustedes oirán de guerras y de rumores de guerras, pero procuren no alarmarse. Es necesario que eso suceda, pero no será todavía el fin. Se levantará nación contra nación, y reino contra reino. Habrá hambres y terremotos por todas partes. Todo esto será apenas el comienzo de los dolores.

Estas palabras pronunciadas por Jesús son una referencia directa de lo que está sucediendo en el mundo en este momento. Estamos viendo eventos catastróficos de proporciones bíblicas. ¡Este es un tiempo para ser alentado!

Mateo 24: 12-14 Habrá tanta maldad que el amor de muchos se enfriará, pero el que se mantenga firme hasta el fin será salvo. Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.

El fin del mundo no necesariamente va a suceder como podríamos pensar. Antes que esto pase, viviremos un gran avivamiento y la gloria del Señor que regresa primero a la Tierra.

Lo que es importante ahora es no llenarse de temor, no permitir que lo que oímos o vemos causen temor e inseguridad en nosotros, no dejen que su amor se enfríe. Mantengan la fe y confianza en Dios durante este tiempo.

El día de Navidad de 2016, escuché a Dios decirme que algo nuevo estaba siendo concebido en el espíritu. Estamos en el mes de septiembre, el noveno mes, y el bebé que representa este nuevo movimiento de Dios va a nacer. Septiembre es la época del Año Nuevo Judío y Día de la Expiación y Dios está lanzando algo nuevo en esta temporada.

¡Estamos orando para que Dios abra los cielos y libere las inundaciones de Su Espíritu Santo y el fuego de Su presencia sobre todos nosotros! Estamos orando por las víctimas de todas las tragedias recientes y por el reembolso de todas sus pérdidas.

Sí, Jesús viene de nuevo, pero primero viene un gran avivamiento.
Miren lo que está sucediendo a través de Sus ojos, vean a Dios y no a la tormenta, un gran avivamiento ya está sobre nosotros.

Salmos 46:1-3 Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en todos los problemas. Por eso no tenemos ningún temor. Aunque la tierra se estremezca, y los montes se hundan en el fondo del mar; aunque sus aguas bramen y se agiten y los montes tiemblen ante su furia.

Salmo 34:4-7 Busque a Jehová, y él me oyó, y me libró de todos mis temores. Los que miraron a él fueron alumbrados, y sus rostros no fueron avergonzados. Este pobre clamó, y le oyó Jehová, y lo libró de todas sus angustias. El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen y los defiende.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario