NO TEMAS DAR A LUZ

Ahora, ¿por qué gritas tanto? ¿Acaso no tienes rey? ¿Por qué te han venido dolores de parto? ¿Murió acaso tu consejero? Retuércete y puja, hija de Sión, como mujer a punto de dar a luz, porque ahora vas a salir de tu ciudad, y tendrás que vivir a campo abierto. Irás a Babilonia, pero de allí serás rescatada; el Señor te librará del poder de tus enemigos. Miqueas 4:9-10

 Mis amados, Yo sé que sienten como si el camino por el que han estado durante tanto tiempo no tiene final, y ahora se han quedado sin carretera y sin rumbo fijo haciéndose preguntas; pero Yo les digo: Este no es un día para abandonar, porque ciertamente Yo los conduciré hacia delante.  Han estado espiritualmente embarazados durante muchos años con las promesas y el llamado que puse en su vida, pero ahora sienten como si el embarazo se retrasó y solo quieren y necesitan que nazca el bebé; pero Yo les digo que su promesa está naciendo.

Deben recordar que Yo solo permito que alguien se embarace con algo que puede nacer. Lo que han estado llevando durante tanto tiempo, no será abortado, sino que encontrará vida en este mundo. En lugar de pensar que este bebe nunca nacerá, tengan en cuenta que ustedes están ahora más cerca de su nacimiento y como un parto natural, vendrá repentinamente, cuando ustedes menos lo esperen. Traten de ser pacientes en estos últimos momentos en lugar de quejarse y harán que este último momento sea más placentero.

Aun que sientan que no queda nada en este momento a que aferrarse, Yo los llamo para que vengan a Buscarme. No necesitan luchar por mantenerse a flote en medio de la desesperación, cuando pueden venir, hablar Conmigo y decirme lo que está sucediendo. Traten de no llevar sus frustraciones a los demás, sino mantengan la paz aunque se sientan tentados a atacar verbalmente. Lean Mi Palabra, adórenme. Y eso los salvará de actuar en su carne. Sé que están cansados de llevar a este bebe espiritual, Mis amados, pero no teman, porque ciertamente darán a luz. (Lonnie Mackley)

Isaías 66:9 y 14 El Señor tu Dios dice: «Yo, que abro la matriz, ¿impediré que nazca el niño? Yo, que permito la concepción, ¿cerraré el vientre de la madre?» 14 Ustedes verán esto, y su corazón se alegrará y sus huesos se rejuvenecerán como la hierba. La mano del Señor se dará a conocer entre sus siervos, y su enojo se manifestará contra sus enemigos.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario