PONTE LOS ZAPATOS NUEVOS

Pasados cuarenta años, se le apareció un ángel en el desierto cercano al monte Sinaí, en las llamas de una zarza que ardía. Moisés se asombró de lo que veía. Al acercarse para observar, oyó la voz del Señor: “Yo soy el Dios de tus antepasados, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob”. Moisés se puso a temblar de miedo, y no se atrevía a mirar. Le dijo el Señor: “Quítate las sandalias, porque estás pisando tierra santa. Hechos 7:30-33

Varias veces en esta temporada, he tenido sueños con respecto a los zapatos, lo que indica nuestro caminar con el Señor. Esta es una nueva temporada y nunca hemos caminado de esta manera antes. El Señor me dictó la siguiente palabra y simplemente escribí lo que le escuché decir. Lo encontré lindo, metafórico y sorprendente. Sin embargo, tomé esta palabra en serio. Es hora de que el Cuerpo de Cristo camine con el Señor y haga lo que Él nos ha llamado a hacer y no codicie la vocación de otro. No hay lugar para los celos y el orgullo. Debemos completar nuestra carrera en el camino que Él ha preparado para nosotros, no para otra persona. Aunque esta palabra es linda, es muy seria. Sea bendecido mientras la lee.

TODOS RECIBIRAN ZAPATOS NUEVOS

Cada cristiano está recibiendo zapatos nuevos. ¿Por qué? Los viejos están desgastados. Algunos han estado caminando en círculos, sin ir a ninguna parte. ¿Por qué? No tienen una dirección en su vida. Hoy les doy órdenes a quienes tienen un oído entendido para escuchar.

Algunos han estado escalando una montaña, pero nunca llegaron a la cima. ¿Por qué? Se marcharon demasiado pronto. La vida se puso difícil y se rindieron. Los obstáculos les impidieron mirar más allá. El sol penetró en sus ojos y la luz los cegó. Cuando tuvieron una revelación del Hijo de Dios, fueron demasiado orgullosos para dejar sus agendas y seguirme. Por lo tanto, sus zapatos se desgastaron. Se empolvaron y se pudrieron. Sus plantas tenían agujeros en lugar de tacones.

Otros comenzaron a correr la carrera de la vida y renunciaron. Decidieron usar chanclas porque no podían decidirse si realmente querían elegir la vida sobre la muerte. No podían refrenar sus lenguas. No conocían ninguna restricción. Sus pies se cansaron rápidamente, y de pronto estaban sentados a un lado del camino esperando que alguien les trajera agua fresca.

Hubo otros que trataron de usar tacones de aguja. Para su sorpresa, les dolieron los pies, después de un corto tiempo tuvieron que quitárselos. Su objetivo era impresionar a los demás con su altura, pero no podían caminar. Deberían haber ganado estatura gradualmente pero el orgullo los elevó demasiado pronto. El orgullo siempre viene antes de una caída. Ellos también se sentaron en la orilla del camino esperando refrescarse.

Algunos comenzaron su carrera con zapatos para correr que eran demasiado pequeños y los cordones demasiado apretados. Sus pies se llenaron de ampollas y dolores. ¿Por qué? Necesitaban zapatos más grandes. Necesitaban espacio para crecer. Eran humildes y tímidos y tenían miedo de hablar. Se taparon la boca y continuaron su carrera a pesar de la incomodidad. Terminaron la carrera magullados y sedientos. Recibieron la mayor recompensa.

Todos recibirán zapatos nuevos ahora y nuevas asignaciones. ¿Los aceptarán o rechazarán? ¿Escogerán seguir caminando de la misma manera o me seguirán? La elección es suya, pero Yo les estoy ofreciendo zapatos nuevos a todos. Zapatos de paz, zapatos de amor, zapatos que los llevarán más alto de lo que jamás podrían imaginarse. Zapatos de revelación y zapatos de lo extraordinario, zapatos de prosperidad y zapatos de madurez. ¿Quién me seguirá? ¿Quién caminará Conmigo? Vengan ahora, comencemos nuestro viaje hoy. Estos zapatos son gratuitos y Yo les pido que me sigan.

 UN NUEVO CAMINAR

Mis hijos nunca han caminado de esta manera antes. ¿Por qué? Este es un tiempo nuevo y las cosas que han hecho en el pasado no funcionarán en esta temporada. Yo estoy en la creatividad. Estoy creando nuevos sonidos y canciones, nuevos órganos y partes del cuerpo. Estoy creando casas de adoración y canciones de alabanza. Estoy creando una hermandad de hombres y una hermandad de mujeres. Estoy creando nuevas oportunidades de trabajo y una nueva fragancia en el aire. Mis hijos no se cansarán ni vacilarán. Su caminar es fácil y su carga es ligera. ¿Será desafiante? De hecho, lo será porque son cambiadores del mundo y el mundo no estará complacido. Serán acusados ​​y vituperados, por causa de Mi nombre, pero no serán conmovidos. Ustedes lo verán, Yo estoy caminando con ellos y ellos se moverán Conmigo.

UNA NUEVA IDENTIDAD

Ahora, en este día, serán testigos de una crisis de identidad, pero no entre Mis hijos. Mientras reciben sus zapatos nuevos y comiencen su nuevo caminar en Mí, no habrá dudas de quiénes son y qué posición ocupan en Mí. ¿Por qué? ¡No más robo de identidad en el Cuerpo de Cristo! ¡No! Los celos, el orgullo y el resentimiento se quedaron a la orilla del camino. No se podían emitir nuevos zapatos hasta que no lo hicieran. Algunos tuvieron dificultades para dejar estas cosas, otros rápidamente se las quitaron.

Todos recibieron un baño de pies para calmar sus pies adoloridos y cansados. Luego se les aplicó aceite nuevo para suavizar y alisar sus pies y prepararlos para el camino.  Ustedes pueden ver, el zapato de cada hijo se ha hecho a su medida; No hay dos iguales, Yo he seleccionado a cada uno de acuerdo con la tarea que se encuentra delante de ellos. Algunos correrán, algunos escalarán, y otros correrán largas distancias. Algunos incluso, aprenderán a caminar en tacones y se elevarán a nuevas alturas.

En resumen: Este es un nuevo día, un nuevo caminar y una nueva identidad en Cristo. Ya no podemos mirar atrás a lo que hemos sido. No corremos carreras en reversa. Debemos mirar hacia la línea de meta y correr la carrera de la vida y no cansarnos. Hemos sido redimensionados, reacondicionados, limpiados y ungidos con aceite nuevo. Nuestro viaje apenas comienza. Sigámoslo a Él y crucemos el puente del Espíritu Santo juntos, en la unidad de la fe. (Bonnie Jones)

 Hebreos 5:4-5 Nadie ocupa ese cargo por iniciativa propia; más bien, lo ocupa el que es llamado por Dios, como sucedió con Aarón. Tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino que Dios le dijo: «Tú eres mi hijo; hoy mismo te he engendrado»

Isaías 42:8-9 Yo soy el Señor; ¡ese es mi nombre! No entrego a otros mi gloria, ni mi alabanza a los ídolos. Las cosas pasadas se han cumplido, y ahora anuncio cosas nuevas; ¡las anuncio antes que sucedan!

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario