2018 UN AÑO DE COSECHA Y FRUTO

Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Toda rama que en mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto todavía. Juan 1:2-3

La Palabra dice que el Señor corta cada rama que no lleva fruto, pero cada rama que tiene fruto será podada para que pueda fructificar más. El año 2018 será un año de libertad increíble para aquellos que se rindieron por completo al Señor. Estas personas le permitieron al Señor establecer su manera de hacer las cosas en su vida, porque abrazaron verdaderamente el proceso de poda (aun cuando pareció doloroso en la carne).

El año 2017 ha sido muy intenso, pero también ha sido un año de crecimiento personal. Hubo muchos asuntos que se desarrollaron y para algunos en el Cuerpo de Cristo (incluida yo misma), tuvimos que enfrentarlos durante un largo periodo de tiempo. Estuvimos peleando por nuestra libertad en asuntos que estuvieron operando a través de los linajes. Es como si el enemigo hubiera estado trabajando tiempo extra para traer división y destrucción. Sin embargo, a pesar de estas circunstancias, sabemos que cualquier cosa que traemos a la luz, ya no se podrá ocultar más en las tinieblas (Efesios 5:13). Amados, ¡cobren ánimo! El corazón de Dios para ustedes y para sus amados es traer sanidad y restauración, porque la Sangre de Cristo habla una palabra mejor (Hebreos 12:24).

DANDO A LUZ Y CORTANDO LOS APEGOS

Un par de meses atrás comencé a tener conflictos en algunas cosas y mi carne se sentía extremadamente incómoda. Mientras le preguntaba al Señor qué estaba pasando, inmediatamente despertó mi espíritu y me recordó una palabra que me había entregado en Enero de este año, donde el Padre cortaba mi cordón umbilical. El Señor luego me instruyó a regresar y recrear esa palabra. Estaba shockeada porque descubrí que había escrito esta palabra exactamente nueve meses atrás.

Dios instantáneamente comenzó a inundar mi espíritu con su sabiduría y revelación respecto a mis preguntas y sentimientos de incomodidad: “Te entregué una palabra declarando que el 2017 sería un año donde cortaría tu cordón umbilical. Nueve meses más tarde, así como ocurre con una mujer embarazada, estoy cumpliendo esa palabra en tu vida. ¡Este es tu tiempo de dar a luz! Estás experimentando incomodidad, así como una madre que padece dolores de parto. Sin embargo, una vez que nace el niño, habrá un gozo y una libertad increíbles”.

El Señor estuvo cortando los apegos enfermos y las raíces de los sistemas, para que la Novia de Cristo pueda entrar en su lugar de libertad. Siento que incluso ahora, mientras 2017 llega a su fin, el Señor está completando este proceso de liberación emocional. Luego seremos capaces de entrar en el 2018 completamente sanos de todas las heridas emocionales y los afectos enfermos.

PODA INTENSA PARA LLEVAR MUCHO FRUTO

Aunque el proceso de poda del Señor pueda ser doloroso para nuestra carne, todo opera para nuestro bien. Dios está desprendiendo los odres viejos y haciendo lugar para lo nuevo. Este puede ser un proceso vulnerable y con frecuencia durante tiempos como estos, el enemigo trata de intervenir y engañarnos. Como está escrito: “El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

No crea las mentiras del enemigo que buscan decirle que usted está siendo castigado. La verdad es que el Señor poda sus ramas más fructíferas, a aquellos que lo aman, para que se produzca una cosecha mucho mayor. Creo que aquellos a quienes Dios usa más, atraviesan procesos de poda más intensos, pero es para prepararlos para llevar lo “MUCHO” que está a punto de entregarles. A los que recibieron más, se les requerirá más (Lucas 12:48).

Amados, si se encuentran atravesando un tiempo donde las cosas están saliendo a la luz, deben saber que el Señor está trayendo restauración cuando permite que esto ocurra. Él está completando su obra en usted y está lavando todas las toxinas para traer la sanidad que le quiere impartir. Verdaderamente el Señor está haciendo una gran obra, pero sus caminos y sus pensamientos siempre serán más altos que los nuestros. Es vital que en este tiempo podamos ver más allá de lo natural, confiando absolutamente que el Señor completará la buena obra que comenzó en nosotros (Filipenses 1:6). El Señor derriba, pero también reedifica (Job 12:14, Isaías 61:4).

 NUEVAS ASIGNACIONES, GRAN FAVOR Y REUBICACION

Puedo ver el aliento del corazón del Señor en este momento. Él nos tiene en el proceso de reedificación, sacando lo hermoso de las cenizas. Jesucristo está permitiendo que Su Novia entre en una plenitud y sanidad completas para que pueda estar totalmente equipada para avanzar en este próximo año, fuerte y libre de las ataduras y limitaciones del pasado. El 2018 será un año de nuevas asignaciones, gran favor y aún de relocalizaciones geográficas para muchos. Si ahora mismo están experimentando una gran turbulencia, resistan. Esto se aclarará pronto, porque el Señor está abriendo brechas y experimentaremos un nuevo día. (Angie Stolba)

1 Corintios 2:9 Sin embargo, como está escrito: Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente humana ha concebido lo que Dios ha preparado para quienes lo aman.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario