MIS PROMESAS SE CUMPLIRAN

Zacarías le dijo al ángel: —¿Cómo puedo estar seguro de que ocurrirá esto? Ya soy muy anciano, y mi esposa también es de edad avanzada. Lucas 1:18

 Esta mañana mientras escuchaba el sermón de mi Pastor, sobre la promesa de un hijo que el Señor le da a Zacarías y Elisabeth, sentí fuerte en mi corazón que muchos necesitamos ESPERANZA para aferrarnos nuevamente a las promesas que Dios nos dio, ya que hemos esperado por largo tiempo, y la esperanza postergada enferma el corazón. (Proverbios 13:12).  El problema al permitir que nuestro corazón se aflija durante el proceso de espera es que, nuestras mentes comienzan a vagar y podemos alejarnos de la promesa al entrar por la puerta de la duda. Los desengaños son dolorosos y pueden disparar emociones negativas como la duda, las preocupaciones y el temor. Si se está sintiendo un poco descorazonado por la espera, oro para que al leer este pasaje de Lucas 1, y leer esta palabra del Señor, pueda recibir aliento y esperanza.

Lucas 1:19-20 Entonces el ángel dijo: —¡Yo soy Gabriel! Estoy en la presencia misma de Dios. ¡Fue él quien me envió a darte esta buena noticia! Pero ahora, como no creíste lo que te dije, te quedarás mudo, sin poder hablar hasta que nazca el niño. Te aseguro que mis palabras se cumplirán a su debido tiempo.

El Señor dice:

Mis amados hijos, Yo les he dado muchas promesas desde que emprendimos este largo camino juntos, hace muchos años. Han creído estas promesas durante mucho tiempo a pesar de que han sucedido tantas cosas que los han tentado a olvidarlas; Pero Yo les digo hoy que se aferren a Mis promesas, porque con toda seguridad sucederán muy pronto. Mis promesas siempre se cumplen para aquellos que creen y no dudan. Así como Mi siervo Abraham esperó durante mucho tiempo para ver el cumplimiento de Mis promesas, y no las desechó, ni a Mí. El clamó angustiado y Yo lo escuché desde la primera vez que oró. Yo también los escuché desde la primera vez que me preguntaron, y respondí a cada oración hace mucho tiempo. Solo tenía que prepararlos para que pudieran recibirlas, para que no les hiciera daño a ustedes, ni a los demás, ni que se convirtiera en un ídolo o una carga para ustedes.

Lo que han buscado no se puede lograr en lo natural. Se desanimaron cuando vieron en lo natural que su milagro ocurriera, pero el momento no había llegado todavía. Yo vi sus lágrimas y sentí su dolor y decepción, pero verán Mis promesas cumplirse a través de su fe y no a través de su habilidad o sus planes y medios terrenales. Tienen que entender esta verdad desde su corazón. Regocíjense, Mis amados, porque grande será su gozo el día que haga que todo lo que he hablado se cumpla. Reciban todo lo que Yo les he prometido, Mis hijos amados y sepan que Yo me deleito en bendecir a Mis hijos. Ahora ya saben que Mi bendición requiere mucha preparación, con muchas pruebas difíciles. Pero no teman, vuelvan a creer, porque lo que les he prometido sucederá muy pronto. (Lonnie Mackley)

Lucas 1:57-58 Cuando se cumplió el tiempo para que naciera el bebé, Elisabeth dio a luz un hijo varón. Todos sus vecinos y parientes se alegraron al enterarse de que el Señor había sido tan misericordioso con ella.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario