MI REDENTOR VIVE

Pero en cuanto a mí, sé que mi Redentor vive. Job 19:25

Estoy convencida por el Espíritu Santo que estamos entrando en estos días en un cambio de temporada, y no precisamente vacaciones, sino los tiempos de Dios. Hoy declaro por el Espíritu, que estamos a punto de ver en lo sobrenatural las cosas que solo concebimos en nuestra mente.  Todo lo que tenemos que hacer, es decir, ¡MI REDENTOR VIVE Y ME LEVANTARA! Declaro que, en esta nueva temporada de vida, ya no seremos los olvidados. Dios ha puesto Sus ojos en nosotros y está derramando Su favor, Su gracia y provisión milagrosa. Lo que no hemos visto, se manifestará en lo natural.

El Señor dice:

Amados hijos Míos: Yo he visto su aflicción por lo diferente que fue este año para ustedes y las pruebas que muchos tuvieron que enfrentar, por lo cual piensan que todo les fue negado. ¡Pero Yo les digo hoy, que viene HONRA para su vida, los que los humillaron y criticaron, quedarán asombrados al ver lo que Yo haré por ustedes!

Rut 1:6 Entonces se levantó con sus nueras para regresar de la tierra de Moab, porque ella había oído en la tierra de Moab que el Señor había visitado a su pueblo dándole alimento.

A su regreso a Belén, Noemí y Rut sufrieron las humillaciones y críticas de todo el Pueblo. Cuando las vieron afligidas y amargadas por las tragedias dejadas en Moab, pero su fe seguía puesta en Mi.  Ruth no sólo regresó como una viuda, sino estéril. Había estado casada con Mahlon, durante varios años, pero nunca tuvo un hijo. En tiempos del Antiguo Testamento se esperaba que las mujeres produjeran herederos inmediatamente después de casarse, pero Ruth permaneció sin hijos hasta la muerte prematura de su marido. La viudez y la esterilidad le colocaban un estigma doblemente deprimente, pero avanzaron a Belén buscado hacer Mi voluntad, porque Yo ya tenía destinado que, lo que ellas veían como una tragedia se convirtiera en su mayor gozo.

Rut 1:19-21 Caminaron, pues, las dos hasta que llegaron a Belén. Y sucedió que cuando llegaron a Belén, toda la ciudad se conmovió a causa de ellas, y las mujeres decían: ¿No es esta Noemí? Y ella les dijo: No me llaméis Noemí, llamadme Mara, porque el trato del Todopoderoso me ha llenado de amargura. Llena me fui, pero vacía me ha hecho volver el Señor. ¿Por qué me llamáis Noemí, ya que el Señor ha dado testimonio contra mí y el Todopoderoso me ha afligido?

Tú también has vivido toda una vida de restricción, rechazo y pérdidas dolorosas, pero hoy te digo que no es porque estés maldecido, sino porque estás siendo preparado para ser posicionado en un nivel superior. Te he llamado a caminar en Mi poder y en Mi bendición, y estos dones requieren una gran humildad y una sumisión genuina solo a Mí.  El hecho de que aún no hayas visto Mi bendición no significa que no vendrá, porque, de hecho, vendrá muy pronto. Anímate este día, amado mío, y no sufras más, porque pronto te levantarás de la pena a la sala del trono. ¡Prepárate! Porque Tu Redentor vive.

Rut 1:13-17 Booz tomó a Rut y ella fue su mujer, y se llegó a ella. Y el Señor hizo que concibiera, y ella dio a luz un hijo. Entonces las mujeres dijeron a Noemí: Bendito sea el Señor que no te ha dejado hoy sin redentor; que su nombre sea célebre en Israel. Sea él también para ti restaurador de tu vida y sustentador de tu vejez; porque tu nuera, que te ama y es de más valor para ti que siete hijos, le ha dado a luz. Entonces Noemí tomó al niño, lo puso en su regazo y fue su nodriza. Y las mujeres vecinas le dieron un nombre, diciendo: Le ha nacido un hijo a Noemí. Y lo llamaron Obed. Él es el padre de Isaí, padre de David.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario