ENFOQUE DE ORACION AYUNO DE DANIEL – DIA 2

Cuando Daniel dijo “No comí manjar delicado ni entró en mi boca carne ni vino” (Daniel 10:3) Estaba dándole la espalda a los manjares de la mesa del rey para arrodillarse ante el banquete de la mesa del Rey de Reyes. Cuando nosotros hacemos esto, honramos a Dios, lo glorificamos y lo enaltecemos como nuestro deleite eterno. Y al hacerlo, nos satisfacemos porque estamos bebiendo del agua y del pan que trae vida.

Sin embargo, nosotros también debemos ser un deleite para Dios, y una de las maneras de hacerlo es a través de nuestra OBEDIENCIA.  A lo largo de toda la Biblia podemos ver a muchas personas que nunca obtuvieron lo prometido por causa de su desobediencia, entre ellos el rey Saúl. A primera vista, la reacción de Dios para con la desobediencia de Saúl parece dura. Samuel dijo: “Has obrado neciamente; no has guardado el mandamiento que el Señor tu Dios te ordenó, pues ahora el Señor hubiera establecido tu reino sobre Israel para siempre”. ¿Por qué Dios fue tan radical con Saúl, sabiendo que estaba frente a una situación imposible? Si todo lo que Saúl quería era ganar una victoria para el Señor. ¿Por qué la obediencia de Saúl era tan importante aquí? Dios quería que todas las fuerzas del infierno supieran que LA BATALLA ES DEL SEÑOR y que Él le da la victoria a quienes esperan y confían en El.

Samuel dijo a Saúl: Porque la rebelión es como pecado de adivinación, y la desobediencia, como iniquidad e idolatría. Por cuanto has desechado la palabra del Señor, Él también te ha desechado para que no seas rey. (1 Samuel 15:23) Cuando Dios nos ordena algo, y nos apoyamos en nuestra propia sabiduría, para seguir nuestro propio camino, somos idólatras. Si quieres la bendición de Dios este año, consúltale tus planes, y se obediente a Sus instrucciones, pide autorización para cada proyecto y desecha la mentalidad de que todo ya está pre autorizado.

El Señor dice:  Este es un día en que a Mi Pueblo se le exigirá arrepentirse de toda desobediencia y ser completamente justos delante de Mí. Ninguna persona escapará de Mi disciplina y santidad, así que tomen hoy la decisión hoy de cooperar completamente con lo que Yo requiero de ustedes, y abandonen todo lo que les ha impedido avanzar y caminar en sus promesas. Yo les ayudaré mientras avanzan en cada paso, para deshacerse de todo lo que no es Mío, pero deben ir más allá de las simples palabras y tomar medidas firmes. Mi día de bendición ha llegado, Mis amados, así que levántense y busquen hacer Mi voluntad porque la Mía es bendecirlos.

DIA 2 Lee 1 Samuel Capítulos 13 y 15 y Deuteronomio 28 – Saúl siguió los deseos de su corazón, encontró una oportunidad para beneficiarse a sí mismo y afianzar su posición ante el pueblo. La condición para las bendiciones es la OBEDIENCIA. La obediencia que a Dios le agrada viene de nuestra fe en que, sin importar el tiempo, El cumplirá lo prometido. No necesito adelantarme a Sus planes o meter mis manos para arreglar mis asuntos. El secreto de la vida es someterse constantemente a Dios y Su Autoridad, aunque a veces no entendamos. Nos pedirá tomar decisiones que muchas veces van más allá de nuestra razón y nuestra capacidad, nos abrirá puertas que nos harán titubear y preguntarnos: ¿de verdad Dios me quiere usar en esto?, nos pedirá que entreguemos lo que no estamos listos para entregar y que amemos y perdonemos a quienes ya no queríamos amar ni perdonar. Jesús dijo a sus discípulos: “porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del Padre, que me envió.” (Juan 5:30). “Mi comida es que haga la voluntad del que me envió y que acabe su obra.” (4:34). “He descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.” (6:38). Nuestra obediencia se convierte en el deleite de Dios, cuando ella demuestra que Dios es nuestro tesoro.

  1. Toma un momento para reflexionar en tus acciones ¿Has tomado decisiones sin consultar con Dios o pedir su autorización? ¿Te has apoyado en tu propia sabiduría para solucionar tus problemas?
  2. Pídele a Dios que te perdone por no tomarlo en cuenta en tus asuntos y por haber caminado de acuerdo a tus propios deseos, quizás te apresuraste en lugar de esperar en Dios y lo hiciste en tus propias fuerzas.
  3. Entrégale tus planes y propósitos para este año. Pídele Su autorización para cada uno de ellos y permanece firme en obediencia porque esto es lo que te conducirá a tu tierra prometida.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario