ENFOQUE DE ORACION AYUNO DE DANIEL – DIA 4

Ahora dice el Señor a su pueblo: «Ya no recuerdes el ayer, no pienses más en cosas del pasado. Yo voy a hacer algo nuevo, y verás que ahora mismo va a aparecer. Voy a abrir un camino en el desierto y ríos en la tierra estéril. Isaías 43:19

Estamos ante un año de NUEVOS COMIENZOS Y CUMPLIMIENTO, sin embargo, el conflicto más grande que tenemos es desprendernos de lo viejo y aceptar lo nuevo. Dios está haciendo algo significativo en nuestra vida y esto requiere que saquemos de nuestra vida lo viejo y nos aferremos a lo nuevo. Quizá debamos entregar aquello a lo que estábamos acostumbrados, salir de la zona de confort y comenzar a dar pasos de fe, aunque no veamos el camino. Mientras lo hacemos, Dios nos llevará de Su mano y nos guiará a través de puertas nuevas que no imaginábamos nos estaban esperando.

Podemos estar aferrados a un negocio que ya no nos da ganancias, nos aferramos a un ser amado que ya está con el Señor. Nos aferramos a relaciones que no nos conducen hacia donde Dios nos quiere llevar. Nos aferramos a las ofensas y a las heridas que con el tiempo se convierten en una raíz de amargura en nuestro corazón. Existen muchas cosas a las cuales nos aferramos, pero ahora es tiempo de dejarlas ir.

Lucas 17:32 dice: “Acordaos de la mujer de Lot”. Dios había enviado Ángeles para liberar a Lot y toda su familia, pero su esposa miró hacia atrás, a pesar de la advertencia de no hacerlo. Quizás tuvo nostalgia de las cosas que estaba dejando atrás. Si hubiera mantenido sus ojos hacia adelante y hubiera avanzado, hubiera caminado hacia la tierra de protección, provisión y bendición. Pero no lo hizo y por esa misma razón abortó las promesas de Dios para ella y se convirtió en una estatua de sal. Jesús nos enseñó que una vez que tomamos Su camino no debemos mirar atrás. (Lucas 9:62) Este es un nuevo día. Olvídate de lo que dejaste atrás y persevera en lo que Jesús tiene para ti. No permitas que tu mente divague por la gente y los lugares del pasado, sin importar si fueron buenos o malos. Si tratas de avanzar mirando hacia atrás tropezarás.

El Señor dice: “Cumpliré todas las promesas que te hice. Las cosas que te hablé están en camino. Ahora te estoy liberando de las cadenas que te retuvieron. Te estoy alineando para este nuevo tiempo de tu vida. Quédate cerca de Mí y mira como me muevo en medio de las tormentas”. Esta es la puerta para ti y para otros que ahora están entrando en el tiempo para el cual fueron creados. Esta es la puerta de justicia para aquellos que se prepararon. Este es el camino hacia Mi presencia que te llevará a una intimidad y amor más profundos. Este es el camino de Mi corazón” (Doug Addison)

Amados hijos, están dejando el desierto. Nunca caminaron por donde los estoy llevando. Pero el ángel de Mi presencia irá con ustedes. Iré con ustedes y sostendré sus manos. Yo hago nuevas todas las cosas en sus vidas. No recuerden las cosas pasadas, ni piensen en las cosas antiguas. Contemplen las cosas nuevas que estoy haciendo, ahora se están manifestando. ¿No las conocerán? Hoy les digo que las conocerán. Las conocerán en la intimidad, como un esposo conoce a su esposa, porque experimentarán estas cosas nuevas de Mi mano. Amados, los amo. Son la niña de Mis ojos. Son la pasión dentro de la pasión de Mi corazón. Yo estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo. Avancen y conquisten. Yo estoy con ustedes. Los guardaré. Los defenderé con Mi diestra de justicia. Los guardaré y hallarán la victoria por Mí”. (Jamie Rohrbaugh)

DIA 4 – Lee Génesis 19:1-29, Filipenses 3:12-14, Isaías 43 – Dios conoce nuestro futuro, muchas veces, nos deja quedarnos en nuestro propio camino, solo para demostrarnos que Su camino era realmente lo mejor. Debemos confiar en lo que Dios elige para nosotros y no mirar atrás pensando que todo pasado fue mejor. Nada será como lo hemos visto antes, este es el tiempo de vestirnos con ropas de gloria y demostrar quién es nuestro Padre, porque nada de lo que hayamos vivido en el pasado nos descalifica para lo que Dios tiene reservado para nosotros. Dios conoce nuestro final desde el principio.

  1. Ora y pide discernimiento para ver lo que estás reteniendo y Dios ya te ha demandado soltar.
  2. Ora y pídele a Dios que te ayude a moverte de las zonas de confort donde te quedaste detenido.
  3. Pídele a Dios que te de paz sobre lo que estás percibiendo de Él y luego avanza, negándote a mirar atrás.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario