ENFOQUE DE ORACION AYUNO DE DANIEL – DIA 8

Y se acordó Dios de Noé, y de todos los animales, y de todas las bestias que estaban con él en el arca; e hizo pasar Dios un viento sobre la tierra, y disminuyeron las aguas. Génesis 8:1

 La primera vez que vi esta frase en la Biblia “Y se acordó Dios”, es en Génesis 8:1. Noé y su familia están en el arca, quizás esta estaba siendo sacudida de un lado a otro mientras la aguas cubrían la tierra. La promesa de salvación seguía vigente, quizás hubo silencio de parte de Dios mientras ellos esperaban, sin embargo, en el tiempo perfecto “Dios se acordó” de ellos. En hebreo, la palabra para recordar es “Zakar”, es un verbo o una palabra en acción que significa “recordar algo, evocarlo o traerlo a la mente”. Dios recordó el pacto previo que había hecho con Noé. Ahora era su turno para activar las promesas que le había hecho. No es casualidad que la nota escritural sea 8:1. Ocho es el número de los nuevos comienzos, por lo cual podemos proclamar que 2018 será un tiempo en el cual “Dios se acordó” de nosotros para traer cumplimiento de promesas.

Cristo resucitó de los muertos «el primer día de la semana», que necesariamente fue el octavo día. Cuando la tierra estaba cubierta por el diluvio, Noé fue la “octava persona” (2 Pedro 2:5) que pisó la tierra a fin de dar inicio a un nuevo orden de cosas. «Ocho personas» (1 Pedro.3:20), incluido él, pasaron al nuevo mundo regenerado. Esas ocho almas fueron salvas y resucitadas en el arca que es un tipo de Cristo.

Este será un año de “Nuevos Comienzos”.  Esperemos el avance en las cosas que el Señor nos prometió, que aún no se han cumplido, pero en las cuales nunca dejamos de creer. El Señor ha prometido que este será un año de ver lo ilimitado, conexiones divinas, nuevas bendiciones, bodas, trabajo, fuentes de provisión, ministerios, cosecha de almas para Cristo. Con este tiempo de ayuno y oración, estamos alineándonos a Su voluntad, humillándonos ante Su presencia, limpiándonos de todo lo que pueda ser un obstáculo para el avance. No tratemos de entrar a este nuevo tiempo sin resolver las cosas del tiempo pasado, porque el vino nuevo no se echa en odres viejos.  (Mateo 9:17)

El Señor dice: “Lo que ocurre es que Yo estoy poniendo fin a una temporada de guerra, y tú estás entrando en una temporada de reposo y celebración. Una temporada en donde Yo mostraré y manifestaré Mi unción gubernamental a través de ti. Lo que necesitas ahora es Mi empuje, el impulso, la coherencia y el compromiso. No dejes que te desanimen, no te rindas, sostén firme tu profesión de fe. Yo te llevaré a una posición en la cual tendrás que tomar decisiones muy duras, con el fin de alcanzar la perfección y avanzar sin problemas hacia lo nuevo. Por lo tanto, este año será un año de liberación, un año de circuncisión, y un año de nuevos comienzos”.

DIA 8 Lee Génesis 8:1-22; Isaías 1:16-20; Joel 2:12-27 – Declaremos que no habrá más estancamientos ni retrasos. “Dios se acordó de nosotros” y este será un año de cumplimiento. Fijémonos entonces que nos rodean muchísimas personas que demostraron su fe. Corramos sin fallar la carrera que tenemos por delante. Quitemos de nuestra vida cualquier cosa que nos impida avanzar, especialmente el pecado que nos hace caer tan fácilmente. (Hebreos 12:1) Permítele al Señor escudriñar nuestro corazón y quitar todo lo que aun pueda estar arraigado (falta de perdón, amargura, rencores, etc.). Consagrémonos, porque mañana el Señor hará maravillas por nosotros. (Josué 3:5) Si vuelves la mirada a Dios, si le pides perdón al Todopoderoso, y si eres puro y recto, él saldrá en tu defensa y te restablecerá en el lugar que te corresponde. (Job 8:5-6).

¿Cómo se logra la consagración total a Dios?

  1. Arrepintiéndome de mis pecados (1 Juan 1:9)
  2. Entregándome completamente a Dios para cumplir Sus propósitos (Romanos 6:11)
  3. A través de la lectura de la Palabra de Dios y la oración (1 Timoteo 4:4-5)
  4. Viviendo para agradar a Dios (1 Timoteo 4:12-16; 1 Tesalonicenses 4:1-8)

Da un giro y atraviesa la puerta de oportunidad que está abierta ante ti. Corre con perseverancia la carrera que tienes por delante. Busca a Dios como nunca lo has buscado Clama a Él, y El responderá y te enseñará cosas poderosas que no conoces, cosas que han estado escondidas, y que han estado colocadas en contra de tu futuro. ¡Bienvenido a los nuevos comienzos, este será el mejor año de tu vida!

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"

Deja un Comentario