ENFOQUE DE ORACION AYUNO DE DANIEL – DIA 16

Entonces el que tenía semejanza de hombre me tocó otra vez y me fortaleció, y me dijo: No temas, hombre muy estimado. La paz sea contigo; sé fuerte y esfuérzate. Daniel 10:18-19

Estamos a pocos días de terminar este tiempo de “Ayuno y Oración”. Para muchos ha sido difícil, porque el enemigo ha traído mucha distracción, ataques, y oposición, pareciera que en vez de avanzar estamos retrocediendo, pero no es así. Tenemos que permanecer enfocados en la meta, porque, aunque haya venido el enemigo como un río a interferir, a estorbar y detener las respuestas a nuestras oraciones, el Señor levantará bandera por nosotros (Isaías 59:19).  Daniel también experimentó estorbos a sus oraciones, y desfalleció luego de los veintiún días de haber ayunado y orado. Sin embargo, el retraso no era una negación. ¿Porqué se necesitaron veintiún días para que llegara la respuesta? El Ángel del Señor le dijo: “Entonces me dijo: No temas, Daniel, porque desde el primer día en que te propusiste en tu corazón entender y humillarte delante de tu Dios, fueron oídas tus palabras, y a causa de tus palabras he venido.  Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso por veintiún días, pero he aquí, Miguel, uno de los primeros príncipes, vino en mi ayuda, ya que yo había sido dejado allí con los reyes de Persia. (Daniel 10:12-13).

Desde el primer día Dios escuchó la oración de Daniel, así como ha escuchado la tuya, había una batalla librándose en el cielo para que llegara la respuesta, pero lo siguiente que el Ángel le dijo a Daniel fue “Llamé a Miguel” (Miguel ha sido reconocido como un Ángel guerrero – Apocalipsis 12:7). Miguel vino en la ayuda de Daniel y abrió el paso para llevarlo hacia las respuestas. El Señor ha enviado ángeles también para que nos ayuden y peleen por nosotros, no estamos solos. Cuando caminamos a través de aguas turbulentas, vemos a Dios con una mayor claridad y experimentamos una gran medida de Su poder para protegernos, enviando a Sus Ángeles a nuestro alrededor (Salmo 91). Es una hermosa promesa, pero tengamos cuidado, los ángeles son espíritus servidores de Dios, que tienen como misión ayudarnos y asistirnos a nosotros que somos los herederos de la salvación. (hebreos 1:14). Tomemos en cuenta que, solamente debemos adorar a Dios, y al hacerlo debemos hacerlo en espíritu y verdad. Los ángeles no deben ser adorados. El Apóstol Juan aprendió esta verdad, en Apocalipsis 22:8-9 podemos leer: “Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas. Y después que las hube oído y visto, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostraba estas cosas. Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios”

 Palabra profética de John Belt para 2018 – Habrá una consciencia creciente de la actividad angelical en medio nuestro, especialmente cuando los activemos a través de nuestra adoración. Los ángeles son activados y energizados por nuestra búsqueda consagrada de Dios. Debemos hacer un esfuerzo intencional para activar a los ángeles y ser más conscientes de sus acciones y del obrar de Dios. Sabemos que los ángeles se regocijan cuando alguien viene al Señor y están aquí para ayudarnos a impulsar el Reino de Dios. Cuando cambia la atmósfera desde las tinieblas a la luz y cuando el Cielo es manifestado en la Tierra, las cosas se agitan y cambian en la dimensión invisible, donde se activan los ángeles de Dios. Mientras continuamos comprometiéndonos con Dios, manifestando su Reino de tal manera que la luz de su presencia cambie las atmósferas, las huestes celestiales del Señor nos asistirán. No queremos que estén aburridas… ¡Actívelas!

DIA 16 Lee Salmos Capítulo 91, Éxodo 23:20-33 y Hechos 27:9-26 – Existen muchos ejemplos bíblicos de intervenciones angelicales a lo largo de las Escrituras. En cada caso los ángeles estuvieron involucrados en el momento justo y en el lugar correcto para proveer dirección, revelación, sanidad física y las victorias que fueron necesarias. Solo piense, si un ángel es capaz de hacer esto, qué no harían los ejércitos de los Cielos sobre el Pueblo de Dios hoy. Sin embargo, la mayoría de las veces los ángeles no se ven, pero están activos en los asuntos de Dios y de los hombres. La Biblia establece que existen multitudes de ángeles activos en la vida diaria. Muchos están involucrados con nosotros personalmente. Debemos estar convencidos que hay ángeles asignados a nuestra vida, para ayudarnos a poseer nuevas victorias y abrir nuevos destinos que el Señor Sabaot, el Dios del Ejército de Ángeles, tiene para nosotros este año.

Con amor y oraciones,

 Magie de Cano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario