VENCIENDO A LOS GIGANTES

Entonces Caleb calmó al pueblo delante de Moisés, y dijo: Debemos ciertamente subir y tomar posesión de ella, porque sin duda la conquistaremos. Números 13:30

 Esta palabra profética de Samantha Lee-Wiraatmaja me ha llenado de fe y me ha hecho comprender que este será el mejor año de nuestra vida, un año de nuevos comienzos, puertas y oportunidades que no se abrirán solas, tendremos que ser intencionales. Este es un tiempo de conquista, de avance, de herencia. Que Dios renueve nuestra forma de pensar para ver al futuro de una manera diferente y ser como Josué y Caleb, gente con un espíritu diferente que pueda decir ante los grandes desafíos ¡SI SE PUEDE! porque no es en nuestras fuerzas sino con el poder del Todopoderoso que marcha delante de nosotros.

 “Mientras avanzamos en el 2018, pude oír estas palabras: “Venciendo a los gigantes”. El Señor comenzó a mostrarme que, para muchos en Su Pueblo, mientras avanzan en el 2018, será como si las compuertas se hubieran soltado y enfrentaran un desafío y un retroceso desalentador, uno tras otro. Esto parece estar en contradicción directa con la esperanza y las grandes promesas que esperamos para el 2018. Estos gigantes hicieron que muchos se preguntaran: “¿Qué está pasando en la Tierra?”. Pude oír al Señor diciendo: “Mi Pueblo necesita mirar más allá de sus gigantes y ver que la Tierra Prometida está justo detrás de ellos. Necesitan tener sus ojos abiertos para ver que el Comandante de los ejércitos de ángeles está con ellos y están rodeados por ejércitos de ángeles”.

Éxodo 23:20-30 dice: “Date cuenta, Israel, que yo envío mi ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te lleve al lugar que te he preparado… Delante de ti enviaré avispas, para que ahuyenten a los heveos, cananeos e hititas. Sin embargo, no los desalojaré en un solo año, no sea que, al quedarse desolada la tierra, aumente el número de animales salvajes y te ataquen. Los desalojaré poco a poco, hasta que seas lo bastante fuerte para tomar posesión de la tierra”.

Dios permitió que los gigantes que han estado enfrentando estuvieran allí, porque Su plan es usarlos en su preparación para tomar su Tierra Prometida. El Señor lo está extendiendo hasta que crezca lo suficiente para tomar autoridad sobre Su Tierra Prometida. Cuando Dios bendice no añade tristeza, el Padre Bueno se asegura que usted sea capaz de manejar la magnitud de su bendición cuando llegue.

En estos tiempos puedo ver tres campamentos diferentes de personas respondiendo ante sus gigantes

  1. Fugitivos y en retirada

Usted se sintió demasiado abrumado y abatido por el temor, el desaliento, los errores y la falta aparente de fruto. ¡El Señor lo está llamando para que vuelva! Recoja su espada y vuelva a pelear. ¡No se entregue al temor! Dios está con usted y por usted. El Señor nunca lo enfrentará a algo que no pueda derrotar. Usted es más que un conquistador, ¡levántese! Vuelva a levantarse en la fuerza, la osadía y el espíritu victorioso de Dios. No se distraiga con los gigantes que está observando. Estos gigantes son solo espejismos que no tienen sustancia, no pueden lastimarlo… a menos que les entregue su fe, porque la fe es la sustancia de las cosas que no se ven. No les entregue su fe a los gigantes, porque lo que usted crea, es lo que experimentará. ¡Eleve sus ojos para ver los ejércitos de ángeles que lo están rodeando!

Como dije, el Comandante de los ejércitos de ángeles está con usted. Está peleando por usted. Levántese en su espíritu. Tome control de su vida. Como el rey David, aliéntese y permita que la valentía del Señor se levante dentro de usted. En el Nombre de Jesús, oro para que sus ojos se abran para que pueda ver que el Dios de los ejércitos de ángeles está con usted. Él dirige a las huestes de ángeles que lo están rodeando. ¡Estos gigantes no tendrán oportunidad! Levántese. Levántese con coraje. ¡Levántese en su identidad como hijo o hija de Dios para vencer!

  1. Paralizados y estancados

Puedo ver al segundo grupo de personas que no se retiraron, pero tampoco avanzaron. Usted se estuvo sintiendo intimidado por estos gigantes y pensó: “Esto es demasiado para mí”. Entonces quedó paralizado. El temor de hacer una movida incorrecta y el temor de equivocarse lo mantuvo donde está ahora. ¡Dios no quiere eso para usted! Quiere que avance. Quiere que ocupe nuevos territorios, nueva tierra. Dios quiere que avance. En el Nombre de Jesús declaro: “Expansión”. ¡Levántese y muévase! Pude ver el campamento de Israel en el desierto y oí que Dios decía: “¡Empaquen! ¡Empaquen sus tiendas, sus familias, sus posesiones y muévanse! Desarmen el campamento y muévanse, porque les entregaré toda la tierra que pisen sus pies”. Oro para quebrar toda parálisis en el Nombre de Jesús. Quiebro todo letargo, temor y ansiedad que lo mantuvieron estancado. Hablo vida y el fuego de Dios que lo motivarán y lo alentarán a avanzar. Declaro que el rugido del León de Judá estallará desde su interior, avanzando y consumiendo al enemigo en el Nombre de Jesús.

  1. Vencedores y conquistadores

No importan los gigantes que vengan en su contra, debe discernir las mentiras del enemigo y afirmarse en la verdad que solo el Dios Todopoderoso lo está cubriendo. Debe continuar avanzando bajo el Espíritu de soberanía del Señor. Pude oír al Señor diciendo: “Bien hecho, siervos buenos y fieles. Fueron fieles con todo lo que les confié”. Puedo ver que estuvo peleando. Puedo ver sus heridas. Puedo ver que a veces está agotado, pero sigue poniendo un pie delante del otro, y el Señor se agrada con usted. Siga avanzando y haciendo la buena obra. En el Nombre de Jesús, desato sobre este grupo la plenitud del Espíritu de Dios para alentarlo, fortalecerlo y llenarlo de energía, renovándolo para que pueda correr detrás de Él.

Venza sus gigantes y tome la Tierra Prometida

Estamos en un tiempo y una temporada donde Dios llamó a sus hijos a vencer sus gigantes y tomar su Tierra Prometida. Sí, el 2018 será un año donde verá su Tierra Prometida, pero viene con una condición: “¿Escogerá vencer a los gigantes que están en su camino? ¿Los vencerá y entrará?”. Esta es una promesa disponible para cada hijo de Dios, si vencemos.

Oro por todos ustedes ahora en el Nombre del Jesús: “Señor, ¡te pido que abras nuestros ojos para que podamos ver y nuestros oídos para que podamos oír que Tú eres un Dios victorioso! Señor, tú eres soberano y comandas los ejércitos de ángeles. Señor, tú estás a nuestro favor y no en contra nuestra. Señor, tú le ordenarás a tus ángeles que nos guarden en todos nuestros caminos. Señor, enséñanos a ser tus colaboradores. Enséñanos a colaborar con tus ángeles. Enséñanos a vencer y danos un espíritu de vencedores. Danos ojos para ver, oídos para oír y corazones para comprender lo que estás haciendo, para que podamos responder en el tiempo correcto y en la estación correcta, para levantarnos. En el Nombre de Jesús, amén”.

Josué 14:12-15 Por eso te pido que me des ahora la región montañosa que el Señor me prometió. Tú sabes desde entonces que los descendientes del gigante Anac viven allí, y que tienen ciudades grandes y bien fortificadas. Pero yo espero que el Señor me acompañe y me ayude a echarlos de allí, como él lo ha dicho.» Entonces Josué bendijo a Caleb, y le dio Hebrón para que fuera de él y de sus descendientes. Así fue como Hebrón llegó a ser de Caleb y de sus descendientes hasta el día de hoy, porque Caleb se mantuvo fiel al Señor, Dios de Israel. El nombre antiguo de Hebrón era Quiriat-arbá, pues Arbá fue un famoso descendiente del gigante Anac. Después de esto hubo paz en la región.

Con amor y oraciones,

 Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario