¡VIENE UN GRAN CAMBIO!

Y me dijo el Señor: Bien has visto, porque yo velo sobre mi palabra para cumplirla. Jeremías 1:12

Mis amados, su día para levantarse ha llegado, ahora los tomaré del pequeño mundo al que han estado acostumbrados y los pondré en un gran mundo que necesita de su ayuda. Yo cumpliré todas las palabras que les he hablado y ninguna de ellas se quedará sin cumplirse. Verán y creerán al final que Yo Soy el mismo Dios que los llamó desde el principio, hace tanto tiempo. Ahora comenzarán a experimentar lo contrario de muchas de las cosas a las que se acostumbraron durante toda su vida. ¡Ahora viene el gran cambio!

Yo les pido que no lloren por los Ismaeles que perdieron, lo que Yo anhelo es que comiencen a buscar al Isaac que Yo quiero traer a su vida. No permitan que la bendición que Yo quiero añadir a su vida se pierda en el Agar de su pasado, sino que consagren su corazón a la Sara con la cual Yo los uniré. Este es su día para finalmente soltar el pasado y abrazar las maravillosas cosas nuevas que tengo para ustedes. Este es un día para arrepentirse de todo comportamiento que les haya causado pérdidas en el pasado, para que Yo pueda bendecirlos con Mi bondad.

Gálatas 4:22-23 ¿Acaso no está escrito que Abraham tuvo dos hijos, uno de la esclava y otro de la libre? El de la esclava nació por decisión humana, pero el de la libre nació en cumplimiento de una promesa.

Aunque han vivido en un lugar pequeño, ahora les daré un lugar amplio, donde muchos podrán venir para ser refrescados y ministrados. Aunque han tenido poca familia, ahora les daré una gran familia compuesta por personas que conocerán por la eternidad. Donde ha habido pobreza y luchas, Yo los bendeciré hasta que no puedan cerrar sus armarios debido a la abundancia. (Lonnie Mackley)

Hebreos 11:11-12 Por la fe Abraham, a pesar de su avanzada edad y de que Sara misma era estéril, recibió fuerza para tener hijos, porque consideró fiel al que le había hecho la promesa. Así que, de este solo hombre, ya en decadencia, nacieron descendientes numerosos como las estrellas del cielo e incontables como la arena a la orilla del mar.

Gálatas 5:16-17 Por eso les digo: obedezcan al Espíritu de Dios, y así no desearán hacer lo malo. Porque los malos deseos están en contra de lo que quiere el Espíritu de Dios, y el Espíritu está en contra de los malos deseos. Por lo tanto, ustedes no pueden hacer lo que se les antoje.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario