UNA NUEVA TEMPORADA COMENZO

Pero no se rebelen contra el Señor, ni le tengan miedo a la gente de ese país, porque ellos van a ser pan comido para nosotros; a ellos no hay quien los proteja, mientras que nosotros tenemos de nuestra parte al Señor. ¡No tengan miedo! Números 14:9

Ha llegado el momento para que el Pueblo de Dios avance más allá de la confusión, el temor, la conmoción y los problemas de la última temporada. Los primeros días de Marzo Dios me mostró un puente que tenía que cruzar y me dio la orden de MARCHAR. Muchos profetas hablaron de marchar en marzo, pero Chuck Pierce dijo: “Así como los hebreos que salieron de Egipto, hemos entrado en una temporada en la que vamos a tener que avanzar de nuevas maneras. El Espíritu de Dios está diciendo: “Este es un momento para maniobrar tu camino hacia lo nuevo. A medida que aprendes a esquivar los planes del enemigo, irás directo al lugar que tengo para ti”. ¡Entren! ¡Entren! Entren y estén dispuestos a mudarse a un nuevo lugar. Esta Pascua se convierte en el PUENTE entre una temporada y una nueva era por delante.” Luego Jennifer Le Claire publicó está palabra que les comparto, para que tengamos un mayor entendimiento espiritual del porqué de muchas situaciones, y podamos guerrear para entrar en ABRIL a este nuevo lugar.

“El Señor me mostró que muchos en el Cuerpo de Cristo están a punto de entrar en su Tierra Prometida. Han sido largas temporadas en el desierto, pero están a punto de entrar en su Tierra Prometida. Si ese eres tú, sigue leyendo. Aquí está lo que debes saber ahora:  Hay gigantes en la Tierra Prometida. Pero esto es lo que necesitan recordar: El Señor les enseñó las estrategias y tácticas de la guerra espiritual en las temporadas pasadas, y si no lo hicieron, necesitan aprender rápidamente, porque Él guiará a muchos de ustedes a la Tierra Prometida. Muchos de los que han estado en el desierto, sienten que, si hubieran estado allí por 40 años, pero están a punto de entrar en su Tierra Prometida. Tienen que luchar ahora un tipo diferente de batalla porque van de un campo desierto a un campo de batalla. Ganarán si pelean, porque la batalla finalmente es del Señor”

Deuteronomio 31:6 Sean fuertes y valientes. No teman ni se asusten ante esas naciones, pues el Señor su Dios siempre los acompañará; nunca los dejará ni los abandonará.

OREMOS:

Señor, has preparado nuestros corazones en el desierto, para estar dispuestos y poder ser obedientes en fe a lo que sea que nos digas que hagamos. Dios, gracias por erradicar de nosotros las actitudes y mentalidades que desafían tu voluntad para nuestras vidas. Dios, ayúdanos a morir a nosotros mismos. Te pido Señor, en el nombre de Jesús, que nos lleves a ese lugar de promesas, con una comprensión completa de nuestra armadura. Señor, adiestra nuestras manos para la batalla y nuestros dedos para la guerra y danos poder sobrenatural. Danos una comprensión más completa de tus armas de guerra. A veces, no lo entendemos todo, pero Señor ayúdanos, enséñanos, muéstranos estrategias de guerra, enséñanos a pelear.

Padre, te agradezco que estés moviendo a muchos de un lugar de desierto a la Tierra Prometida que los mantendrá, los preservará, y los rodeará de aquellos que pelearán con ellos y por ellos, desde el campo del desierto hasta el campo de batalla. Decreto y declaro que no caerán por temor a los gigantes en la tierra. No les temerán, porque Dios les ha facultado para una mega victoria sobre cada enemigo de sus sueños.

Números 13: 27-33 Éste fue el informe:   —Fuimos al país al que nos enviaste, ¡y por cierto que allí abundan la leche y la miel! Aquí pueden ver sus frutos. Pero el pueblo que allí habita es poderoso, y sus ciudades son enormes y están fortificadas. Hasta vimos anaquitas allí. Los amalecitas habitan el Néguev; los hititas, jebuseos y amorreos viven en la montaña, y los cananeos ocupan la zona costera y la ribera del río Jordán. Caleb hizo callar al pueblo ante Moisés, y dijo: —Subamos a conquistar esa tierra. Estoy seguro de que podremos hacerlo. Pero los que habían ido con él respondieron: —No podremos combatir contra esa gente. ¡Son más fuertes que nosotros! Y comenzaron a esparcir entre los israelitas falsos rumores acerca de la tierra que habían explorado. Decían: —La tierra que hemos explorado se traga a sus habitantes, y los hombres que allí vimos son enormes. ¡Hasta vimos anaquitas! Comparados con ellos, parecíamos langostas, y así nos veían ellos a nosotros.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario