NADIE PUEDE DETENER TU DESTINO

¡Despierta, Sión, despierta! ¡Revístete de poder! Jerusalén, ciudad santa, ponte tus vestidos de gala, que los incircuncisos e impuros no volverán a entrar en ti. Isaías 52:1

El Padre dice: “Estoy llamando a todas Mis Cenicientas, Mis hermosos corazones”. Este es uno de los más importantes encuentros como vidente profética que he experimentado. Hace poco, me desperté una mañana y le dije al Padre: “¡Oh Abba, ¡Papá, necesito ir a Tu jardín!”. En mi encuentro, yo era muy pequeña, y estaba sentada sobre las rodillas de mi Padre, aferrándome a Él.  De repente, Él me dijo:  “¡Cenicienta, irás al palacio!”… Continuar leyendo