HABLAME DIOS

Prepárate, pues, para la mañana, y sube temprano al monte Sinaí, y allí preséntate a mí en la cumbre del monte. Y que no suba nadie contigo, ni se vea a nadie en todo el monte; ni siquiera ovejas ni bueyes pasten delante de ese monte. Éxodo 34:2-3

Dios está hablando todo el tiempo, pero algunas personas, aunque anhelan escuchar a Dios, enfrentan una barrera que les impide oír. A Moisés Dios lo llamo para estar a solas con Él en la montaña, porque quería hablarle (Éxodo 34:1-10).  Monte es sinónimo de Montaña: que al igual significa, soledad, tranquilidad, acercamiento (en sentido Espiritual). Hay momentos de nuestra vida, en los cuales tu y yo necesitamos subir a la montaña de Dios, porque en la montaña siempre está la respuesta, Cuando aprendes a subir la montaña y buscar allí el rostro de Dios, tu vida es transformada por el poder de Dios.  Montaña también tiene que ver con altura, Pablo dijo: Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. (Colosenses 3:1-2) Dios está llamando a Su pueblo a que suba a la montaña de Dios, porque quiere hablarnos, darnos respuestas, quiere bendecirnos, levantarnos, prosperarnos, y llenarnos con Su presencia.

El Señor dice:

¡Levántate! Despiértate a la temporada de oportunidades que están frente a ti. Sube más alto. Ven a Mi montaña, dice el Señor. Es una habitación en la cual puedes estar conectado espiritualmente a las puertas que están siendo abiertas para ti. Estas son puertas de oportunidades que abrirán el camino para ti; el camino de la visión, el camino del conocimiento, el camino de la sabiduría, el camino para escuchar y conocer a tu Dios. ¡Ven ahora a Mi montaña!

Cantares 4:6 Subiré a esas montañas perfumadas con incienso y mirra mientras el día respira una brisa fresca y las sombras se alargan.

Yo he escuchado el clamor de aquellos que desean tener un mayor discernimiento y anhelan escuchar Mi voz con más claridad. Yo les digo, amados, que no solo es deseable, también es posible. Todo lo que tienen que hacer es limpiar su alma de toda oscuridad para que la única luz, buena y verdadera exista. No pueden escuchar con claridad cuando están en conflictos o con doble ánimo. No pueden escuchar cuando están ofendidos, criticando o juzgando. No pueden escuchar cuando están en alguna clase de pecado. Vuélvanse a Mi dice el Señor, terminen con las obras de la carne y toda oscuridad y dejen que Mi luz los ilumine.

Salmo 24:3-6 ¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en su lugar santo? Solo el de manos limpias y corazón puro, el que no adora ídolos vanos ni jura por dioses falsos. Quien es así recibe bendiciones del Señor; Dios su Salvador le hará justicia. Tal es la generación de los que a ti acuden, de los que buscan tu rostro, oh Dios de Jacob.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario