¿CONFIAS EN MI?

Si alguno de ustedes requiere de sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios se la da a todos en abundancia y sin hacer ningún reproche. Pero tiene que pedir con fe y sin dudar nada, porque el que duda es como las olas del mar, que el viento agita y lleva de un lado a otro. Quien sea así, no piense que recibirá del Señor cosa alguna, pues quienes titubean son inconstantes en todo lo que hacen. Santiago 1:5-8

Hace unos días Dios hablaba a mi corazón y dijo: “¿Confías en Mí, Yo no voy a premiar tu éxito en las cosas que te pido que hagas, sino tu obediencia y tu fe”. Comprendí que no importa qué tan exitosos seamos, si cuando enfrentamos desafíos, obstáculos y dificultades nos llenamos de incredulidad. Si dudamos, somos comparados con las olas del mar que se mueven de un lado a otro. La fe genuina es la confianza y la convicción de que Dios hará aquello que nos ha prometido. Nuestro Dios es Todopoderoso y puede ayudarnos a lidiar con todo lo que venga a nuestra vida. La ansiedad y el temor solo demuestran nuestra falta de confianza en el Señor.

Oigo el susurro de Dios:

“Hijo Mío, Yo te he visto sobreponiéndote al dolor de tu pasado. Te observaba cuando Me buscabas y clamabas a Mí. Creíste a pesar del entendimiento humano y a pesar de lo que te rodeaba. Ahora descansas en la sombra segura del Todopoderoso y Yo estoy complacido. La fe ha ganado tu batalla y te ha traído la victoria. Pero ante ti, hoy hay un desafío de fe. Jamás dudes de Mí, sino avanza y mira como Yo abro nuevas puertas para ti. Yo nunca te dejaré ni te fallaré cuando si te acercas a Mí en fe”.

Hebreos 11:6-7 Sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que él existe, y que sabe recompensar a quienes lo buscan. Por la fe, con mucho temor Noé construyó el arca para salvar a su familia, cuando Dios le advirtió acerca de cosas que aún no se veían. Fue su fe la que condenó al mundo, y por ella fue hecho heredero de la justicia que viene por medio de la fe.

“Continúa por el camino de la paz, y permite que el día te traiga más revelación sobre Mi fortaleza. Como una suave lluvia, las promesas sobre tu vida se cumplirán y tus oraciones tendrán respuesta. Mira lo que Yo haré en la siguiente temporada de tu vida, para mostrarte Mi poder. Yo obraré en los corazones de aquellos a quienes amas, y serás testigo de Mi amor más grande hacia ellos. Créeme hoy, porque te estoy dando Mi corazón y Mis promesas. Yo nunca te fallaré.  Aquellos que apoyan sus corazones en el Mío jamás quedarán decepcionados” (Brian Simonns)

Romanos 10:10-11 Porque con el corazón se cree para alcanzar la justicia, pero con la boca se confiesa para alcanzar la salvación. Pues la Escritura dice: «Todo aquel que cree en él, no será defraudado.»

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"

Deja un Comentario