MARCADOS EN EL FUEGO PARA PORTAR SU GLORIA

Queridos amigos, no se sorprendan de las pruebas de fuego por las que están atravesando, como si algo extraño les sucediera. En cambio, alégrense mucho, porque estas pruebas los hacen ser partícipes con Cristo de su sufrimiento, para que tengan la inmensa alegría de ver su gloria cuando sea revelada a todo el mundo. 1 Pedro 4:12-13

 El Señor nos ha marcado. El no nos marcó para una religión, nos marco como su HIJO E HIJA, para ser guiados por el Espíritu Santo de Dios. Y aunque muchos han tratado de jugar a la política dentro de la Iglesia, a los clubes de popularidad, etc. para encajar, todo ha sido en vano, por no estamos llamados a encajar sino a destacar. Fuimos marcados para un propósito mayor que el cristianismo empaquetado en pura carnalidad. Hemos sido marcados para ser portadores de Su gloria, hemos sido marcados para las señales, las maravillas y también para el precio que las acompaña.

EL PRECIO – AL QUE MUCHO SE LE DA, MUCHO SE LE DEMANDARA

El Señor dice: ¿Compartirás Mis sufrimientos, para compartir Mi gloria? ¿Compartirás los sufrimientos de ser malentendido, rechazado, juzgado, e incluso condenado por Mi Nombre? Porque todos aquellos que han sido llamados, deben sufrir estas cosas. Porque todos aquellos que han sido llamados a ser portadores de la libertad de Mi Reino, soportarán tal persecución.

Yo escucho los pensamientos en los corazones de muchos que han estado caminando por muchas pruebas y tribulaciones, diciendo: “Pero Señor, no puedo pagar este precio, es demasiado alto, es demasiado para que yo pueda soportarlo” Pero el Señor quiere empoderar su corazón, porque El conoce la grandeza que se esconde debajo de su debilidad, de sus flaquezas, y Sus palabras para ustedes son: “MI PODER SE PERFECCIONA EN SU DEBILIDAD” Esto es parte del proceso, llevarlos al límite de ustedes mismos, no una vez, sino tantas veces como sea necesario, para que avancen hacia su destino”. Este es el proceso de metamorfosis, esta es la lucha del capullo para crear a la nueva mariposa. Y como dicen las escrituras en Romanos 8:18 “Sin embargo, lo que ahora sufrimos no es nada comparado con la gloria que él nos revelará más adelante”.

LA GLORIA QUE ESTA VINIENDO ESTA RESERVADA PARA LOS QUE AMAN A DIOS

 Hay una gloria venidera que ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente ha imaginado acerca de lo que Dios tiene preparado para quienes lo aman. (1 Corintios 2:9) Porque es imposible amarlo sin antes haber sido amado por El. Así que esta promesa es para todos aquellos que han dicho “SÍ” al fuego celoso de Su amor, para arrancar de raíz todo lo que puede ser sacudido, para que Su Reino permanezca (Hebreos 12:28.29). Porque los días por delante requerirán FIRMEZA INQUEBRANTABLE, UN GRAN DISCERNIMIENTO Y COMPLETA CONFIANZA. Esto es lo que está forjándose en el fuego.

Esta gloria está reservada para todos aquellos que han permitido que sus raíces se sumerjan profundamente en el AMOR DE DIOS. Los que han permitido que el Señor desarraigue de su vida esas cosas que causan que su fe se comprometa. Esas cosas que hacen que no resistan y se dobleguen ante las presiones. Esas cosas que son enemigas de su fe, que causan un vaivén por los vientos de la adversidad y las circunstancias que les son opuestas, esas cosas que los hacen ser infieles en su caminar con el Señor y convertirse en amigos del mundo. Esas cosas que hacen que sus pies corran al mal para cumplir con lo que solo El puede.

Estos son los que compartirán SU GLORIA, los que le permiten ir allí con el fuego de Su amor y quemar a los enemigos de su alma, porque nuestros enemigos son sus enemigos; y la palabra dice que el fuego va delante de El y quema a todos Sus enemigos. Salmos 97:3

PRONTO TODO TENDRÁ MUCHO SENTIDO

 Tengan gozo Mis amados cuando se encuentren en diversas pruebas y tentaciones por Mi nombre, porque la prueba de su fe producirá carácter como el oro refinado en el fuego (1 Pedro 1:6-7; Romanos 5:3-5; Santiago 1:2-4). Esta fe es más preciada que el oro, porque a diferencia del oro, la fe no se puede comprar por una simple moneda, esta clase de fe es comprada en el fuego de la entrega a la voluntad a Aquel que los hizo. Este tipo de fe es comprada en los fuegos de la rendición, y es el tipo de fe que mueve montañas, porque es nacida de Dios. Esta es la fe que vence al mundo (1 Juan 5:4)

Escucho a muchos de los hijos de Dios regocijándose en los días por venir, porque tuvieron el entendimiento de que El podía ver lo que ellos no podían. Su sabiduría infinita lo supo todo el tiempo, porque El sabía que necesitaban estar equipados para la tarea que les esperaba, más allá de lo que veían a través del proceso. Pronto, todo tendrá mucho sentido.

 UN PUEBLO MARCADO EN EL FUEGO, PARA LLEVAR EL PESO DE SU GLORIA

 Porque esta es una generación marcada en el fuego. Purificada como el oro, marcada y sellada con la naturaleza divina y el carácter de Dios, que el oro representa. Los hijos e hijas que se forjan en el fuego, incluso ahora, serán los que irradiarán el carácter manifiesto y la gloria de Dios. Porque su carácter fue forjado en el fuego. Ellos tendrán la capacidad de llevar el peso de la gloria, necesaria para la tarea que está por delante, en los días por venir. ¡ANIMATE, ESTAS MARCADO PARA PORTAR SU GLORIA! (Anita Alexander)

1 Pedro 1:7 Estas pruebas demostrarán que su fe es auténtica. Está siendo probada de la misma manera que el fuego prueba y purifica el oro, aunque la fe de ustedes es mucho más preciosa que el mismo oro. Entonces su fe, al permanecer firme en tantas pruebas, les traerá mucha alabanza, gloria y honra en el día que Jesucristo sea revelado a todo el mundo.

Juan 17:22-26 La gloria que me diste les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno: yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfeccionados en unidad, para que el mundo sepa que tú me enviaste, y que los amaste tal como me has amado a mí. Padre, quiero que los que me has dado, estén también conmigo donde yo estoy, para que vean mi gloria, la gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo. Oh Padre justo, aunque el mundo no te ha conocido, yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste. Yo les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer, para que el amor con que me amaste esté en ellos y yo en ellos.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario