DIA 4 ENFOQUE DE ORACION – AYUNO DE ARREPENTIMIENTO

Por tanto, amados, teniendo estas promesas, limpiémonos de toda inmundicia de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. 2 Corintios 7:1

Estamos en este tiempo de ayuno para ARREPENTIMIENTO, y necesitamos examinar nuestro corazón en cuanto al TEMOR A DIOS. Hay un tipo de temor que es esclavizador y que nos aleja de Dios, y hay otro tipo de temor que es dulce y nos acerca a Dios. El temor de Dios no es miedo a Dios, es la reverencia que le tenemos, lo cual le da a Dios un lugar de gloria, honor, reverencia, agradecimiento, alabanza y preeminencia que El merece. Significa tenerlo en cuenta en todo lo que hacemos, y hacer cada cosa solo para su Gloria. Cuando podemos comprender esto, no es difícil desechar aquellas cosas que sabemos que a Él no le agradan o le causan deshonra. El no tener temor de Dios nos lleva por caminos errados de pecado y maldad. Jeremías 2:19 dice: Tu maldad te castigará, tu infidelidad te recriminará. Ponte a pensar cuán malo y amargo es abandonar al Señor tu Dios y no sentir temor de mí —afirma el Señor, el Señor Todopoderoso—. Dios juzgará toda obra, buena o mala, aun la realizada en secreto.

Nuestra pregunta hoy debería ser esta: ¿Tememos el nombre del Señor? ¿Reverenciamos al Dios vivo y andamos en sus caminos? ¿Cada acto de mi vida le está dando la gloria y honra a Dios? Es posible que tus oraciones no hayan tenido respuesta y que el responsable no sea Dios. Es posible llamar y no ser escuchado porque has errado el camino de la obediencia, y en lugar de proteger tu vida mediante el temor de Dios, has elegido el libertinaje. Proverbios 1:28-29 dice: Entonces me invocarán, pero no responderé; me buscarán con diligencia, pero no me hallarán porque odiaron el conocimiento, y no escogieron el temor del Señor.

Proverbios 19:23 El temor del Señor conduce a la vida, para dormir satisfecho sin ser tocado por el mal.

DIOS TE DICE: “Muévete más allá de las circunstancias que te detienen para alcanzar lo más alto y lo mejor en tu vida, dice el Señor. Búscame deliberadamente con todo tu corazón. Sube más alto. Ve más lejos. Tú no puedes crecer espiritualmente si estás cómodo y satisfecho con tu situación actual. Enfócate en las cosas que realmente importan eternamente. Los problemas vienen de poner demasiado énfasis en lo que es temporal. Ponte bajo Mi protección. Tú puedes hacer eso al ejercitar tu fe en esa dirección. Cuando te hayas entregado a Mí y verdaderamente Me pertenezcas y ya no a ti mismo. Conocerás que Yo protejo lo que es Mío. Ven a Mí y Yo seré tu lugar seguro, dice el Señor. “ (Marsha Burns)

LECTURA PARA HOY: Jeremías 3:19-25; Jeremías 4:1-4; Proverbios 8:13- El arrepentimiento es un verdadero cambio de mente y corazón sobre el pecado, lo que resulta en que una persona se aparte del pecado para honrar a Dios. Deuteronomio 5:29 dice: “¡Oh si ellos tuvieran tal corazón que me temieran, y guardaran siempre todos mis mandamientos, para que les fuera bien a ellos y a sus hijos para siempre! Temer a Dios desata la bendición generacional y trae recompensas:

  • Prepara nuestros corazones para recibir respuestas – Hebreos 5:7
  • Nos asegura que la gran bondad de Dios abundará – Salmo 31:19
  • Nos promete protección y protección de Ángeles alrededor nuestro – Salmo 34:7 – Salmos 115:11
  • Nos asegura la continua atención de Dios – Salmos 33:18, Suple provisión – Salmo 34:9
  • Nos extiende Su misericordia – Salmos 103:11
  • Nos asegura provisión de alimento – Salmos 111:5
  • Cumple nuestros deseos y nos libra del mal – Salmos 145:19
  • Provee sabiduría, entendimiento y larga vida – Proverbios 9: 10-11
  • Nos da riquezas, honra y vida – Proverbios 22:4
  • Una familia próspera – Éxodo 1:21

OREMOS:

Señor, hoy vengo a ti para depender únicamente de los rayos fortalecedores de tu presencia. Seguro estoy que en medio de mis sombras me alumbrará el sol de tu justicia. Señor, Aquí estoy este día en tu presencia. No quiero la vida fácil si no voy a tener la calidad de hijo que quieres tener. Me pongo en tu altar y trátame como Tú quieras, quita de mi lo que no te agrada. Límpiame más y más de mi maldad y mi pecado. Hoy me moveré en la Seguridad de protección que me da el valor y poder de Tu Sangre. Señor, Tengo acceso libremente ante tu trono por el perdón de mis pecados logrado a través de la Sangre de Jesús. Gracias te doy por darme la oportunidad de regresar a ti y esperar ante tu altar. Me arrepiento de haberme desviado y me abandono ahora en tus brazos. Gracias porque tu bendición viene a mi vida de manera hermosa como la lluvia a la tierra sedienta cuando estoy listo a oír tu voz y obedecerla. Hoy estoy seguro de que no estoy desamparado, sino que el Consolador está a mi lado para fortalecerme y no negarme su bondad y amor. Señor, Gracias por darme lo más preciado del mundo Tu amado hijo.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario