SIENTESE A SU LADO

Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia habéis sido salvados), y con Él nos resucitó, y con Él nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús, a fin de poder mostrar en los siglos venideros las sobreabundantes riquezas de su gracia por su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Efesios 2:4-7

Como Cuerpo de Cristo, estamos sentados con Cristo en los lugares celestiales. Si cada cristiano tuviera una revelación de quiénes somos en Él, comenzaríamos a caminar en un favor inimaginable. No nos damos cuenta de que nos estamos comportando por debajo de nuestra naturaleza y por debajo de nuestro potencial. Cuando nos demos cuenta de lo que Jesús nos ha confiado, comenzaremos a caminar en autoridad y demostración del Reino de Dios en esta tierra. Jesús nos comisionó para sanar a los enfermos, purificar a los leprosos, resucitar a los muertos y expulsar demonios.

En el libro de Génesis, Dios dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra. (Génesis 1:26)

En el Libro de Lucas, Jesús dijo:  He aquí os doy potestad de hollar sobre serpientes y sobre escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará. (Lucas 10:19)

Demasiados creyentes están siendo engañados y no entienden la autoridad que les fue dada. Cuando Jesús caminó sobre la tierra, dondequiera que iba, la gente reconocía su autoridad. Los líderes religiosos estaban asombrados por su enseñanza. Él sanó toda clase de enfermedades y males, y la lepra fue limpiada e incluso los muertos fueron resucitados. Los demonios gritaban confesando que Él era el hijo de Dios. Hemos sido creados a imagen de Dios y llamados de acuerdo con Su propósito y plan divino. Jesús nos ha dado la misma autoridad que Él tenía cuando caminó sobre la tierra.

Fue profetizado en el libro de Hechos, pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. (Hechos 1:8) Somos seres sobrenaturales que vivimos en cuerpos naturales y el Señor quiere revelar su poder en nosotros y a través de nosotros de una manera poderosa. Él nos ha dado Su Nombre. Él dijo:    Yo te daré las llaves del reino de los cielos; y lo que ates en la tierra, será atado en los cielos; y lo que desates en la tierra, será desatado en los cielos. (Mateo 16:19) La razón por la cual algunos de ustedes han estado experimentando una guerra intensa es porque son una amenaza para el enemigo.

El Señor dice:

Les he dado autoridad en Mi Nombre y Dominio sobre todo el poder del enemigo y nada de ninguna manera los dañará. Así como Pablo se sacudió la víbora venenosa que intentó quitarle la vida, también les he dado la autoridad para sacudirte esa víbora que viene contra ti para robar, matar y destruir. El ataque de tus enemigos no te destruirá. Su veneno no te matará.

La maldición sin causa no vendrá cuando hables en Mi Nombre. La autoridad que te he dado no puede ser entendida con tu mente natural o recibida con tu intelecto, sino que es liberada por el Espíritu Santo que mora en ti. Toma la autoridad sobre todo lo que viene contra de tu vida. Toma autoridad sobre todo lo que ataca a tu familia y tu ministerio. Toma autoridad sobre todo lo que viene en contra de tu destino. Toma la autoridad sobre la injusticia en tus ciudades, estados y naciones.

Yo he puesto una vara en tu mano y una espada en tu boca que es Mi palabra. Te he dado dominio y poder sobre cada situación que encuentres. Tienes la autoridad para decretar y declarar una cosa y esta se establecerá para ti. Mientras hablas Mi palabra, las situaciones en tu vida comenzarán a cambiar. Al usar Mi autoridad y pronunciar Mi nombre, las montañas se moverán. Te he dado autoridad sobre todas las enfermedades y dolencias. Al poner las manos sobre los enfermos, se sanarán.

Todo lo que ates en la tierra será atado en el cielo. Todo lo que desates en la tierra será desatado en el cielo. Te he dado el poder de vencer cada obstáculo que viene en tu contra y derribar fortalezas con las poderosas armas que te he provisto. Al usar la autoridad, el dominio y el poder que te he liberado en Mi Nombre, comenzarás a gobernar y reinar en esta tierra y Mi gloria prevalecerá en tu vida. (Elaine Tavolacci)

DIA 16 ENFOQUE DE ORACION POR ARREPENTIMIENTO

Lee hoy Colosenses 3; Efesios 2:1-10 – Hoy nos arrepentimos si teniendo conocimiento de la verdad, no hemos tomado autoridad, entrando en un letargo espiritual. Dios tiene suficientes soldados. En este tiempo quiere levantar generales que pagarán el precio de dedicación y disciplina para oír sus estrategias divinas e implementarlas sobre la tierra. Entrando en oración, en lugar de luchar con los que nos rodean, la señal será nuestra dependencia de Dios y nuestra confianza en Él, como la fuente de la verdadera esperanza. Reconoceremos que las únicas cosas que perdurarán, son las que nacieron en el centro de comando estratégico del Trono del Señor.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario