NUNCA SE RINDAN, Y NUNCA RENUNCIEN

Los que viven solo para satisfacer los deseos de su propia naturaleza pecaminosa cosecharán, de esa naturaleza, destrucción y muerte; pero los que viven para agradar al Espíritu, del Espíritu, cosecharán vida eterna. Así que no nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos. Gálatas 6:8-9

No debemos cansarnos en la batalla. Dios sabe los importante que es para nosotros estar armados y caminando en el Espíritu. Dios hará todo lo que sea necesario para que estemos preparados y equipados. El enemigo está aumentando sus ataques en contra de nosotros, pero el plan de Dios es usar estos ataques para llevarnos a una victoria mayor. No debemos temer, sino permitir que Dios nos empodere. Nosotros somos más fuertes que nuestro enemigo y el plan de Dios es que avancemos en contra de él. Pues “…el que está en nosotros, es mayor que el que está en el mundo.” (1 Juan 4:4). Tal vez nos oprima el enemigo, ¡PERO NO GANARA LA BATALLA!

Muchos de ustedes han estado experimentando una GUERRA ESPIRITUAL INTENSA en las últimas semanas y algunos incluso han dicho: “Es como una emboscada en mi contra“. Hay una asignación del reino de las tinieblas para robar, matar y destruir su destino, pero el Señor dice: “NUNCA SE RINDAN Y NUNCA RENUNCIEN”. Oro porque esta palabra de Wendy Alec los ayude a cobrar fuerzas y ánimo para estar firmes.

“Hace poco el Padre literalmente golpeó mi espíritu y me dijo que esta es una palabra increíblemente urgente”

“Hijo amado, aún en la debilidad profunda y en el fragor de la batalla, donde te encuentras en este mismo momento, eleva tu oído hacia el Mío y oye lo que te quiero decir. Caíste en completa debilidad. Te observé mientras te hundías en tus rodillas, venciendo con desesperación luego de pararte en fe demasiado tiempo. Mientras caías de rodillas, el enemigo de tu alma atacó directamente al lugar más vulnerable en tu arsenal: Tu corazón. Hijo Mío, este fue un ataque directo”. Y caíste en el campo de batalla, Mi amado hijo. Te observé en dolor y en total debilidad por la batalla. Luego de meses y meses peleando la guerra más fiera que conociste, te recostaste en el campo de batalla, cuando el combate arreciaba y cerraste tus ojos clamando: “Padre, ya no puedo enfrentar la batalla. Estoy vencido, déjame dormir para escapar”.

“Por un breve instante sentiste reposo. Pero mientras la batalla arreciaba a tu alrededor, ni siquiera podías abrir los ojos o encontrar fuerzas para levantar tus pies. Dijiste, “déjame dormir en medio del campo de batalla” y el Cielo entró en alerta. Aunque el sueño era dulce y fue un escape breve, el Cielo sabía que era un engaño y una trampa. Si no te hubieras levantado, hubieras sido vencido mientras dormías junto al enemigo. Hijo, te estoy hablando, Mi amado debilitado. Clamaste: Padre, esto es todo, hasta aquí llegué, estoy terminado, ya no me queda nada. No tengo fuerzas, no tengo energías, no tengo capacidad para enfrentar el día”.

“Pero Yo te digo hijo, que mis huestes angelicales fueron enviadas y se están apresurando para estar a tu lado. Jesús, el gran amante de tu alma, se está moviendo a tu lado en su gran caballo blanco. Tu Rey viene. ¡Tu Rey viene! Y el clamor del Cielo sonó: Nunca te recuestes en medio del campo de batalla. Cuando sientas que estás cayendo, clama por oídos celestiales. Clama a Jesús, para tener los oídos de Jesús”.

Amados, observé a Jesús levantando a una mujer que estaba tirada, completamente débil e incapaz de ayudarse a sí misma. Con cuánta ternura la sostenía y la besaba, removiendo gentilmente los dardos de su corazón. Mientras sus ojos parpadeaban y aunque tenía muy pocas fuerzas, sonrió a través de sus lágrimas, aliviada por el Amante de su alma.

El Señor le susurró: “Nunca te recuestes en el campo de batalla. Cuando tus fuerzas para pelear parecen haberte abandonado y estás tan débil que sientes que caes en la batalla, clama a Mí. Vendré directamente en tu ayuda, hijo Mío. Estuve en Getsemaní. Estoy profundamente identificado y tocado por tus enfermedades. Hijo amado, Yo también conozco la agonía del abandono, la traición, la incomprensión y la pérdida agonizante. Nunca te dejaré ni te abandonaré, ¡nunca! Yo soy el verdadero”.

Observaba mientras Jesús acomodaba a la mujer cansada y debilitada sobre su caballo y la inclinaba sobre su espalda, cabalgando hacia el frente de batalla. Mientras avanzaban se cruzaron con huestes angelicales con aceite y ungüentos que se movían a su lado, ministrando el corazón y la mente de la princesa herida. Lentamente recuperó su fuerza. Al mismo tiempo que alcanzaban el frente de batalla, ella cabalgaba por sí misma. Su cabeza estaba erguida y blandía su espada. Entonces Jesús se retiró.

Oremos:

“Oh Padre, libero fuerza sobrenatural para la batalla sobre todos los que se recostaron en medio del fuerte combate en el campo de batalla. Amado Jesús, ven a ayudarnos. Minístranos fortaleza y valentía como solo Tú sabes hacerlo. Desato en la dimensión divina del espíritu esperanza para los desesperados, libertad divina para los cautivos y fortaleza divina para los débiles”.

Jesús nos dice, “Levántate amado, porque estás cerca de terminar tu transición. Estás muy cerca. No te recuestes en el campo de batalla ahora, justo cuando estás tan cerca de la victoria. Yo Soy tu fortaleza, Yo Soy tu futuro, Yo Soy tu propósito y Yo Soy tu libertador. Con seguridad verás mi bondad en la tierra de los vivientes. Tu cosecha está ya sobre tu vida”.

A muchos de ustedes les sucedió lo mismo que a Pedro, el enemigo los pidió para ser zarandeados. Pero oramos para que la fe de ustedes no falle (ver Lucas 22:31-32). El proceso de zarandeo casi termina. Entonces la gloria, la corona de victoria, la cosecha increíble, los estará esperando. Todas las cosas fueron restauradas. No se perdió nada y hay restitución. Es  aceite de gozo a cambio de luto. “Resiste hasta el final de la tormenta, amado hijo de Mi corazón, la orilla está a la vista”.  (Wendy Alec)

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario