DIOS ESTA EN CONTROL

—Señor, si eres tú —respondió Pedro—, mándame que vaya a ti sobre el agua. —Ven —dijo Jesús. Pedro bajó de la barca y caminó sobre el agua en dirección a Jesús. Pero al sentir el viento fuerte, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó: —¡Señor, sálvame! En seguida Jesús le tendió la mano y, sujetándolo, lo reprendió—¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Mateo 14:28-31

Hay días que se tornan difíciles, entonces me duermo hablando con el Señor, diciendo con toda certeza “Tu corazón será mi almohada”. Así que este sábado no fue la excepción, pero en la madrugada … Continuar leyendo