DIOS ESTA EN CONTROL

—Señor, si eres tú —respondió Pedro—, mándame que vaya a ti sobre el agua. —Ven —dijo Jesús. Pedro bajó de la barca y caminó sobre el agua en dirección a Jesús. Pero al sentir el viento fuerte, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó: —¡Señor, sálvame! En seguida Jesús le tendió la mano y, sujetándolo, lo reprendió—¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Mateo 14:28-31

Hay días que se tornan difíciles, entonces me duermo hablando con el Señor, diciendo con toda certeza “Tu corazón será mi almohada”. Así que este sábado no fue la excepción, pero en la madrugada del domingo, el Señor hizo resonar una melodía en mi mente y la frase de una canción que dice: “Aunque oscura sea la noche, Jesús ven a mi encuentro y la luz del día llegará. En medio de la tempestad”. Es una canción de Abel Zavala que me hizo sentir la seguridad que, aunque ruja la tormenta Él está en control.

Las TORMENTAS PERFECCIONADORAS son las que más confunden, especialmente si alguien te ha enseñado que, si haces la voluntad de Dios, nunca encontrarás problemas. Si eso fuera verdad, entonces la vida de Jesús habría sido una de paz y ocio. Sin embargo, nada hay más lejos de la verdad. Aquí vemos que Pedro decide caminar sobre las aguas. A pesar de que a menudo hablamos de cómo Pedro falló, debemos recordar que tuvo suficiente fe para caminar sobre el agua. Puede haber sido una fe imperfecta, pero la fe de Pedro fue perfeccionada. Habrá tiempos cuando Dios nos corrige y habrá otros cuando nos perfecciona. Los dos pueden ser dolorosos, pero Dios lo permite porque nos ama y entiende que la única manera de llamar nuestra atención es permitiendo que las cosas se escapen de control.

Si estás en medio de una tormenta perfeccionadora, Dios te dice:

Amados hijos Míos. Pueden sentir que están solos en una barca, a la deriva en los mares tempestuosos de la vida. El cielo se ve oscuro y lleno de nubes siniestras. Las tinieblas cubren la tierra y la oscuridad los pueblos. Pero no teman, hijos Míos. No están solos.

Su pequeña embarcación es una barca de VIDA. Se ha convertido en una barca hospital para enfermos y moribundos, un refugio en la tormenta. Están en una misión. Puede que no se den cuenta, pero han sacado a muchos de esas aguas traicioneras. Han extendido su mano y recuperado a Mis Hijos de una muerte segura. Sé que no ha sido fácil, porque el enemigo les ha enviado muchas tormentas en su camino. Él trata de desanimarlos, de detenerlos, y evitar que Me llamen.

Yo estoy en su barca, Hijos Míos. Siempre voy a silenciar las tormentas por ustedes. Siempre les ordenaré que se “callen”. Siempre estaré quieto al rugir de los mares y al tumulto de los pueblos. Están a salvo Conmigo, amados. Están en la mayor misión de rescate de todos los tiempos. Extiéndase Amados, y no tengan miedo. Deben recoger la cosecha de los últimos tiempos. Mi Espíritu los atraerá hacia ustedes. Mi red es una red de misericordia, gracia y bondad. Los cordones de tres dobleces no se rompen fácilmente. Estarán asombrados de lo que haré a través de ustedes. “No será por la fuerza, ni por ningún poder, sino por Mi Espíritu”, dice el Señor de los ejércitos. No tengan miedo; de ahora en adelante serán llamados “PESCADORES DE HOMBRES”.

Mateo 4:18-20 Y andando junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, echando una red al mar, porque eran pescadores. Y les dijo: Seguidme, y yo os haré pescadores de hombres. Entonces ellos, dejando al instante las redes, le siguieron.

Y el Señor dice: ¡TOMA MI MANO Y DEJAME GUIARTE! Porque Yo comencé la buena obra y Yo la perfeccionaré en ti.

Salmos 65:5-8 Con grandes prodigios nos respondes en justicia, oh Dios de nuestra salvación, confianza de todos los términos de la tierra, y del más lejano mar; tú, el que afirma los montes con su poder, ceñido de potencia; el que calma el rugido de los mares, el estruendo de las olas, y el tumulto de los pueblos. Por eso los que moran en los confines de la tierra temen tus obras, tú haces cantar de júbilo a la aurora y al ocaso

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario