SOLO TEN FE

La casa estaba llena de personas que lloraban y se lamentaban, pero Jesús dijo: «¡Dejen de llorar! No está muerta; solo duerme». Lucas 8:52

He comprobado en mi propia vida que para Dios nunca es demasiado tarde para obrar un milagro. En Lucas 8, vemos a un padre angustiado pidiendo Jesús venir a su casa para sanarla, pero corre hacia él un mensajero diciendo algo estremecedor: “Tu hija ha muerto”. Es obvio que angustia y dolor llenaron el corazón de Jairo, pero Jesús se volvió hacia él con las palabras más maravillosas que podía escuchar en ese momento: «No tengas … Continuar leyendo