DIOS CUMPLE SUEÑOS

El Señor cumplirá su propósito en mí; eterna, oh Señor, es tu misericordia; no abandones las obras de tus manos. Salmos 138:8

Desde hace varios meses, el Señor me ha estado hablando de los sueños. Una y otra vez me ha resaltado escrituras y palabras relacionadas con los sueños. Recientemente, en mi tiempo con Él, lo escuché decir: “Haz tu lista de deseos”. Entonces, me senté con lápiz y papel y comencé a escribir mi “lista de deseos” o sueños que estaban en mi corazón. Mientras hacía este ejercicio, rápidamente comencé a tener todo tipo de emociones llamando a la puerta de mi corazón. La decepción de temporadas pasadas donde los sueños no se cumplieron, y el miedo al fracaso fueron solo dos de las muchas emociones que surgieron cuando escribí mi lista.

Pero, ¡yo estoy escuchando al Señor decir que hemos entrado en una NUEVA TEMPORADA ¡Este es un nuevo día! Y, como es un día completamente nuevo, es extremadamente importante que alineemos nuestros pensamientos y expectativas con lo que Él dice, sin importar nuestras experiencias pasadas. Nuestros pensamientos y nuestras expectativas influirán en gran medida en lo que vemos y oímos. También influirán mucho en lo que experimentamos. Escuché al Espíritu de Dios diciendo ¡LEVANTA TUS EXPECTATIVAS! ¡LEVANTA TUS OJOS PARA VER LO NUEVO!

Efesios 3:20 Y a aquel que es poderoso para hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que obra en nosotros.

¡Nuestro Dios es un Dios de posibilidades ilimitadas! Él está quitando la tapa de tus sueños. A menudo tenemos dificultades para lograr que nuestras mentes se compenetren con cuán poderoso es nuestro Dios. Él nos invita a una nueva temporada de confiar y experimentar Su poder para hacer lo imposible. Él nos invita a soñar nuevamente con Él.

Isaías 35 nos da tantos ejemplos de Dios haciendo lo imposible. Aquí hay solo algunos: El desierto y la tierra seca se llenaron de alegría, el desierto se regocijó y floreció, los ojos de los ciegos fueron abiertos, los oídos de los sordos se destaparon, el agua del desierto brotó

Dios está convirtiendo los aspectos negativos de nuestras vidas en positivos. Él puede tomar las cenizas y convertirlas en algo hermoso. ¡Como no dará vida a los sueños de nuestros corazones! Los sueños de tu corazón pueden parecerse mucho al valle de huesos secos de Ezequiel, completamente secos y muertos sin señales de vida. Dios puede estar hablando con ustedes en este momento, haciéndoles la pregunta: ¿Pueden vivir estos sueños? Al poner nuestra confianza en Él, Él nos dará Sus estrategias para hacer que nuestros sueños cobren vida, tan cierto como lo hizo con el valle de huesos secos de Ezequiel.

Muchos han estado en temporadas de cautiverio de algún tipo. Es posible que hayan estado cautivos en una relación no saludable, o cautivos en un trabajo insatisfactorio. Otros han experimentado cautiverio a través de adicciones, abuso u otras cosas difíciles. Cualquiera que sea su cautiverio, puede provocar que dejen de soñar. Los cautivos o los esclavos no sueñan. La gente libre sueña, y alaba Su nombre, ¡la Sangre de Jesús nos ha liberado!

Si has estado en cautiverio, es posible que te hayas sentido como los israelitas en el Salmo 137, que colgaron sus arpas en los álamos. “Junto a los ríos de Babilonia, Allí nos sentábamos, y aun llorábamos, acordándonos de Sion. Sobre los sauces en medio de ella colgamos nuestras arpas. Y los que nos habían llevado cautivos nos pedían que cantásemos,

Y los que nos habían desolado nos pedían alegría, diciendo: Cantadnos algunos de los cánticos de Sion” (Salmos 137: 1-3) Cuando colgaban sus arpas en los árboles, dejaban de hacer las mismas cosas que les daban vida. El fluir de creatividad que provocó la bella música dejó de fluir porque había sido robado durante el cautiverio.

Escuché decir que las vacas que tienen una cerca eléctrica alrededor de sus pastos aprenden rápidamente a no tocar ni acercarse a la cerca. También he escuchado que si se quita la valla, puede pasar mucho tiempo antes de que una vaca se atreva a cruzar la línea donde alguna vez estuvo la valla. El dolor del pasado les hizo dejar de ver las posibilidades del presente. El cautiverio nos hace eso también. Dejamos de soñar y nos limitamos a nuestras propias limitaciones preconcebidas. Dejamos de creer que podemos salir de las líneas y así, como los israelitas, colgamos nuestras arpas en los álamos. Nos damos por vencidos haciendo las cosas que hacen que nuestros corazones cobren vida.

Pero, el Señor está diciendo: ¡Es tiempo de volver a tocar el arpa! Es hora de soñar Conmigo y hacer las cosas que traerán vida a tu corazón una vez más. Atrévete a soñar de nuevo, y atrévete a confiar en Mí para soplar un viento fresco en tus sueños. ¡Esta es una nueva temporada y un nuevo día! Yo estoy destapando los pozos de tus sueños y quitándote la tapa. Ven, entra en el reino de las imposibilidades, convirtiéndolas en posibilidades, Conmigo. (Sylvia Neusch)

Salmos 126 Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion, seremos como los que sueñan. Entonces nuestra boca se llenará de risa, y nuestra lengua de alabanza; Entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas han hecho Jehová con éstos. Grandes cosas han hecho Jehová con nosotros; Estaremos alegres. Haz volver nuestra cautividad, oh Jehová, Como los arroyos del Neguev. Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario