LAS PUERTAS DE SU DESTINO ESTAN ABIERTAS

Yo sé todo lo que haces. Escucha bien: he puesto ante ti una puerta abierta que nadie puede cerrar. Sé que, aunque no tienes mucho poder, has seguido mis enseñanzas y no has renunciado a tu fe en mí. Apocalipsis 3:8

Durante los últimos 6 meses, estuve sentada en un lugar donde sentía que no podía avanzar en todo lo que Dios ha planeado para mí. Mientras estaba en este lugar, Dios me hizo tomar conciencia de que no estaba sola, y que muchos de ustedes se han estado sintiendo así. Es como si hubieran estado dando pasos de fe hacia las cosas que Dios les ha llamado, pero desde hace algún tiempo, sienten como si tuvieran un muro de vidrio delante de ustedes, que no pueden abrirse paso para seguir adelante, y se sienten aún más atascados que nunca.

EL MURO DE CRISTAL

Muchos han estado dando vueltas de un lado a otro preguntándose y preguntándole a Dios por qué está sucediendo esto. Ahora, este muro de vidrio ha comenzado a convertirse en un tormento para ustedes. Pueden ver su destino adelante, ven las cosas increíbles que Dios tiene para ustedes, pero simplemente no pueden avanzar. Como resultado, la frustración, el cuestionamiento y el agotamiento están siendo construidos. El enemigo ha estado aprovechando esta oportunidad para llenar sus mentes con dudas, miedo, ansiedad y desesperanza, hasta el punto en que han comenzado a creer que tal vez se equivocaron. Tal vez no fueron llamados para esto, aunque las cosas que ven delante de ustedes arden en su corazón con tanta fuerza. Tal vez estén comenzando a creer la MENTIRA que no son lo suficientemente buenos, calificados o dignos como para ser capaces de entrar en el llamado que Dios tiene para su vida. Pero quiero decirles hoy … ¡Esa es una mentira que el enemigo quiere que ustedes crean!

1 Pedro 5:7-9 Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes. Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. Resístanlo, manteniéndose firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos en todo el mundo están soportando la misma clase de sufrimientos.

NO ESTAMOS ATADOS POR ESAS CADENAS

Yo escucho al Señor decir:  “¡El avance está aquí y Yo estoy abriendo sus puertas de destino!” Recientemente, me presenté ante Dios porque ya había tenido suficiente con este tormento. Fue implacable, y casi me quebranté. Esta vez, fui extremadamente intencional con Dios. Estaba gritando, diciéndole: “No me voy a ir de este lugar, Dios, hasta que esto se resuelva. Lo que sea que necesites hacer en mí o por mí, hazlo, pero quiero que se vaya este tormento. No quiero estar más en este lugar ¡Quiero un avance!

Entonces Dios muy amorosamente me dijo: “Arrodíllate delante de Mí, hija Mía”. Así que me arrodillé junto a mi silla y cerré los ojos. Tuve una visión de mí misma en el piso, cubierta por pesadas cadenas, y frente a mí estaba ese muro de vidrio. Pude ver las cosas increíbles que Dios tenía para mí y todas las cosas que ardían en mi corazón con gran pasión, pero eran inalcanzables: estaba atada por estas cadenas y me tenían atrapada detrás de este vidrio. Entonces Dios susurró a mi corazón: “Levántate, Helen. Es hora de que tomes tu destino”. (Ya había escuchado estas palabras antes, cuando me dio para Su Pueblo palabras muy similares a fines del año pasado en nuestra Cumbre profética, con respecto al año que se aproxima).

Le dije: “Pero Dios, no puedo. Mira … ¿no puedes ver esto? Estoy atrapada aquí, y estas pesadas cadenas están sobre mí y esta pared de vidrio está frente a mí, no puedo atravesarla. Tal vez no puedo hacer esto Dios, tal vez escogiste a la chica equivocada para hacer todas esas cosas que estoy viendo ante mí. Entonces Dios dijo: “Mira las cadenas con mucho cuidado, Helen. No estás atrapada. Mueve tus manos. Es tiempo de levantarte, ahora. No estás atada por esas cadenas”. Moví mis manos y las cadenas cayeron al suelo, miré las cadenas en mis piernas y noté que estas cadenas ni siquiera estaban atadas a mí, sino que simplemente me cubrían para hacerme creer que estaba atrapada. Empujé las pesadas cadenas de mis piernas y pies, y ellas también cayeron al suelo.

LAS PUERTAS ESTAN ABIERTAS

Inmediatamente sentí una liberación y un gran alivio sobre mí. Dios dijo: “Estas cadenas no te estaban atando Helen. Están bajo tus pies. Tienes plena autoridad sobre ellas. El enemigo las ha utilizado como una ilusión de tormento y engaño para hacerte creer que estás atada. Pero no estás atrapada, porque el enemigo no tiene poder sobre Mis hijos que son llamados de acuerdo a Mis propósitos y planes. Ahora levántate, abre tus ojos y levanta tu cabeza. ¿Qué ves? ” Abrí los ojos y, al levantar la vista, vi que estaba arrodillada frente a las grandes puertas de vidrio de mi dormitorio y dije: “Veo mis puertas de vidrio”. Entonces el Señor dijo: “¿Y qué me puedes decir acerca de ellas, Helen?” ¡Oh, están abiertas! Exclamé. “¿Y qué más ves?” Preguntó. “Veo mis pantallas de seguridad”, dije. El Señor dijo: “La pared de vidrio que está frente a ti ya no está, porque Yo he abierto tus puertas de destino. Cuando pases por esas puertas, estarás completamente a salvo y segura en Mis manos. Te protegeré del enemigo. No tendrás que temer ni ser atormentada, porque Yo te tengo a ti. Permanece bajo Mi cobertura y el enemigo no se acercará a ti, ni ninguna cadena te atará, porque estás sostenida por Mi poder y Mi amor “.

1 Pedro 5:10-11 Y, después de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, Dios mismo, el Dios de toda gracia que los llamó a su gloria eterna en Cristo, los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables. A él sea el poder por los siglos de los siglos. Amén.

El Señor les dice a Sus amados: “Ahora, Yo estoy levantando un ejército, y Mi pueblo se moverá en su destino con gran poder, fuerza y fe inquebrantable. Sienten el fuego que arde en sus corazones. Ese es Mi fuego sagrado, refinándolos y encendiéndolos mientras se levantan y toman control de su destino “. (Helen Cobanov) 

1 Pedro 1:6-9 Esto es para ustedes motivo de gran alegría, a pesar de que hasta ahora han tenido que sufrir diversas pruebas por un tiempo. El oro, aunque perecedero, se acrisola al fuego. Así también la fe de ustedes, que vale mucho más que el oro, al ser acrisolada por las pruebas demostrará que es digna de aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo se revele. Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto; y, aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso, pues están obteniendo la meta de su fe, que es su salvación.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario