LA SENDA ANTIGUA EN UN TIEMPO DE TRANSICION

Me mostrarás el camino de la vida, me concederás la alegría de tu presencia y el placer de vivir contigo para siempre. Salmo 16:11

El Señor está abriendo la senda de la vida para ustedes y está desatando la liberación del gozo sobrenatural que por tanto tiempo han anhelado. Aunque las cosas puedan parecer difíciles afuera, Dios está trabajando detrás del telón para crear un camino para ustedes. Observen cómo la senda de la vida y el gozo se abren en medio de los problemas y las pruebas. No miren en la superficie, Dios está trabajando por debajo para llevarlos hacia el tiempo nuevo.

En el feriado judío de Yom Kippur (19 de septiembre de 2018), me desperté con un sueño profético y tuve un encuentro con el Señor sobre el próximo año. En mi sueño estaba de pie frente a una puerta corrediza enorme de vidrio que me llevaba hacia un lugar donde sabía que Dios me quería establecer este año. Había un estanque hermoso con agua y árboles detrás de la puerta. El problema era que solo se abría como para que una persona se pudiera deslizar a través de ella. Se suponía que debíamos mover nuestras cosas a través de esta puerta, pero no iban a pasar. Mientras me despertaba, pude oír al Señor que decía: “Este es el portal para el año nuevo en el que estás entrando. No podrás llevar las cosas del pasado hacia este nuevo tiempo. Será un tiempo estrecho de transición, pero valdrá la pena”.

LA SENDA ANTIGUA Y LA PUERTA ESTRECHA

Cuando me desperté esa mañana tuve un encuentro con Dios. Cuando esto ocurrió, mi Biblia se abrió en lugares estratégicos y comencé a ver y experimentar visiones que eran muy detalladas. Tuve que usar un software de dictado en mi computadora para capturarlas. Mi Biblia se abrió en esta Escritura: “Así dice el Señor: Deténganse en los caminos y miren; pregunten por los senderos antiguos. Pregunten por el buen camino, y no se aparten de él. Así hallarán el descanso anhelado. Pero ellos dijeron: ‘No lo seguiremos’” (Jeremías 6:16).

Mientras entraba en el espíritu en este encuentro, estaba de pie con el Señor ante un cruce de caminos. Había varias direcciones y caminos que podía tomar. El Señor dijo: “Estas son elecciones y caminos que estarán disponibles para Mi pueblo en este año”. Me pidió que eligiera mi camino de vida. Mientras observaba, muchos de los caminos y rutas me resultaban familiares porque ya los había recorrido. Pero vi uno que me guio hacia la cima de una montaña y había una señal que estaba casi oculta que decía: “Senda antigua”. Era muy estrecha y no se veía sencilla. El Señor vio que me estaba acercando a la senda antigua y asintió en acuerdo. Luego dijo: “Le ofrecí la senda antigua a varias personas, pero dijeron: “No, no caminaremos por ella. Es demasiado incómoda y se ve estrecha y difícil’”.

Comenzamos la jornada de ascenso por la montaña siguiendo la senda antigua. Me sorprendí por lo fácil que era, una vez que comenzaba a recorrerla. Me sentía liviano y no tenía ninguna dificultad, pero teníamos que caminar en una fila simple porque la senda era muy estrecha. Cuando llegamos a la cima encontramos una puerta estrecha.

Mateo 7:13–14 Entren por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella. Pero estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y son pocos los que la encuentran.

El Señor dijo: “Este año estoy abriendo las sendas antiguas que llevarán hacia esta puerta estrecha. Esta puerta y este camino estrecho te llevarán hacia la nueva vida, pero solo unos pocos lo encontrarán”. Miré alrededor y era duro ver que nadie elegía este camino. Me preguntaba por qué, porque estaba lleno de vida nueva y podría pensar, ver y oír con claridad.

LLAVE PARA EL CAMINO DE SANTIDAD

Este encuentro continuó la mañana siguiente, el 20 de septiembre. Ya había escogido la senda antigua y había atravesado la puerta estrecha. Ahora el Señor me estaba esperando. Luego mi Biblia se abrió en esta Escritura: “Habrá allí una calzada que será llamada Camino de santidad. No viajarán por ella los impuros, ni transitarán por ella los necios; será sólo para los que siguen el camino” (Isaías 35:8).

Estaba de pie junto al Señor que sostenía una llave y me decía: “Esta es la llave para la puerta que te lleva al Camino de Santidad”. Observé y delante de mí había una puerta dorada que me guiaba hacia lo que parecía una autopista en el Cielo. Este era un encuentro celestial que parecía ocurrir, parte en la Tierra y parte en el Cielo. El Señor dijo: “Estoy llamando a Mi Pueblo a caminar por la autopista de la santidad. Pero primero deben elegir la senda antigua, cruzar la puerta estrecha y luego descubrir el Camino de la Santidad. Estos son los que rindieron sus vidas y murieron a sus propios deseos. Son los que sufrieron, pero ahora están firmes en la vida nueva”.

Me sentía sacudido porque había muy pocas personas en el Camino de la Santidad. Supe que muchas personas hablaban sobre santidad, pero pocas la obtenían porque no se puede alcanzar por obras o por hacer las cosas correctas. Todo se relacionaba con amar a otros más que a ellos mismos. Mire cómo Dios abría las sendas antiguas para ustedes. Este año dispónganse a seguir la senda estrecha en lugar de la ancha. Prepárense para entrar en un tiempo nuevo de revelación y restauración. (Doug Addison)

Salmos 139:23-24 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce los pensamientos que me inquietan.  Señálame cualquier cosa en mí que te ofenda y guíame por el camino de la vida eterna.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario