PELEA DESDE LA VICTORIA

Las armas con las que luchamos no son las de este mundo, sino las poderosas armas de Dios, capaces de destruir fortalezas y de desbaratar argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y de llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo. Estamos listos para castigar toda desobediencia, una vez que la obediencia de ustedes llegue a la perfección. 2 Corintios 10:4-6

Esta mañana escuché la canción “Así es como yo peleo mis batallas”. Pensé en lo que dicen las escrituras en el capítulo seis de Efesios sobre la armadura de Dios. El Espíritu Santo luego me mostró cómo algunas personas están luchando en las batallas equivocadas. Están teniendo confrontaciones con otros porque no saben quién es su enemigo. Están bajo presión, pero no reconocen que están tomando represalias y luchando en su carne. La Biblia nos dice que no luchamos contra carne ni sangre, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Entonces, el Señor me mostró a los que tienen batallas en sus mentes, pero no saben cómo lidiar con ellas. Algunas personas son vencidas por el temor, la ira, la preocupación, la confusión, la depresión y el desaliento. Mientras escribía esto, escuché las palabras “Comodidad sureña”, es una bebida alcohólica. Algunas personas están luchando batallas contra las drogas, el alcohol y otras sustancias solo para sobrellevar y enmascarar sus problemas.

Para algunos de ustedes, la batalla es una batalla entre su carne y su espíritu. Hay una historia en el libro de Génesis sobre Rebecca, la esposa de Isaac que estaba embarazada de gemelos llamados Jacob y Esaú (Génesis 25:22-23) La historia continúa diciendo que mientras Rebecca estaba embarazada, ella le preguntó al Señor y mientras le preguntaba, experimentó cuando los gemelos se empujaron uno al otro dentro de su vientre. El Señor le respondió con una alegoría:  Dos naciones hay en tu seno, y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas; un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, y el mayor servirá al menor.  El Espíritu Santo me mostró que Esaú representa la carne y Jacob representaba el espíritu. Muchos de ustedes están experimentando una lucha dentro de ustedes, que es su carne luchando contra su espíritu.

Génesis 25:22 -23 22 Y los hijos luchaban dentro de ella; y ella dijo: Si esto es así, ¿para qué vivo yo? Y fue a consultar al Señor. 23 Y el Señor le dijo: Dos naciones hay en tu seno, y dos pueblos se dividirán desde tus entrañas; un pueblo será más fuerte que el otro, y el mayor servirá al menor. 

El Señor dice:

Cuando experimentes esta batalla interna, no permitas que tu carne tome dominio y control. No permitas que la naturaleza de tu carne gane, ya que tu antigua naturaleza está luchando con la naturaleza divina. Nunca permitas que gobierne la carnalidad, porque al permitir que Mi Espíritu te guíe y te dirija desde dentro, serás liberado de esta lucha constante. Cuando el desaliento trate de establecerse, debes saber que tienes la fuerza para seguir el camino del Espíritu. Usa lo que te he impartido. No te dejes controlar por tus sentidos, ni estés controlado por pensamientos que entren en conflicto con Mi palabra. Mientras atraviesas temporadas difíciles, pídeme en oración que te guíe y te guíe en el camino de la verdad.

Así como hubo rivalidad entre Jacob y Esaú, mantente firme y no renuncies a tu derecho de nacimiento. No rechaces la bendición que he otorgado a tu vida al someterme a cualquier cosa que sea contraria a Mi voluntad. Aférrate al sueño que he colocado en tu corazón y entiende el Pacto que he hecho contigo. No permitas que los pensamientos de miedo te abrumen, y nunca dejes de lado lo que ya te he proporcionado. A medida que aprendas a dominar tu carne y a someterte a Mi Espíritu, comenzarás a tener una nueva fuerza para elegir cada día a quién servirás. Los pensamientos y la mentalidad que tratan de luchar contra tu alma, se disiparán rápidamente a medida que me permitas guiarte y dirigirte desde dentro, dice el Señor. (Elaine Tavolacci)

Efesios 6: 10-12 Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales.

Gálatas 5:16 -17 Digo, pues: Vivan según el Espíritu, y no satisfagan los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne se opone al Espíritu, y el del Espíritu se opone a la carne; y éstos se oponen entre sí para que ustedes no hagan lo que quisieran hacer.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario