NO QUIERO UN CORAZON QUE NO TE TENGA DENTRO

Porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella. Deuteronomio 30:16

Al entrar a la tierra prometida, los Israelitas se enfrentarían con muchos ídolos y cosas que cambiarían su enfoque de Dios en el mundo que los rodeaba. La circuncisión física era un símbolo de la circuncisión del corazón. Era una consagración a Dios, antes de entrar en la tierra … Continuar leyendo