PREPARATE PARA EL ALUMBRAMIENTO

Pues también la creación misma será liberada de la esclavitud de corrupción, para así alcanzar la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación hasta ahora gime a una, y sufre como si tuviera dolores de parto. Romanos 8:21-22 

Debido a que lo que experimentamos en lo natural usualmente refleja lo que experimentamos en lo espiritual, podemos ver que hay tiempos donde la agonía y la aflicción son respuestas adecuadas y precursoras de un nacimiento espiritual, similar a un nacimiento en lo natural.  Agonizamos cuando algo que Dios quiere todavía no se manifiesta y nos dolemos a medida que nace lo nuevo que Dios quiere traer a la tierra. La única manera de liberar el dolor es a través de la oración. Es tiempo de buscar a Dios con desesperación

Muchos han sentido que están atrapados en medio de un vórtice de guerra espiritual. Esta guerra ha estado marcada por la depresión, la ansiedad, el miedo, las luchas financieras y muchas otras cosas, pero con cada centímetro de victoria, te estás acercando cada vez más al avance más grande de toda tu vida. Este nacimiento de tu destino establecerá un nuevo estándar de bendición y abrirá los cielos sobre ti, tu familia y tu ministerio. En el proceso de parto, primero tienes que pasar por el proceso de prepararte para tu posición.

La concepción se produce cuando Dios sopla sobre tu visión, tu propósito y destino. Si careces de visión debes estar en posición de recibir. Debes posicionarte para intimar con Dios para que Él pueda soplar el aliento del propósito en tu vida.

Muchos han recibido este plan del cielo y han pasado al primer trimestre. Esta es una etapa importante porque debes luchar por creer en tu destino. Es fácil creer en las mentiras de los enemigos que solo te conducen a dudar en ti mismo y en tu capacidad. El enemigo intentará convencerte de abortar tu destino y tus sueños. A medida que luchas contra las mentiras, tu vida comienza a cambiar física, emocional y espiritualmente mientras Él te lleva más profundo a las cámaras de Su corazón y tú derramas las cualidades del mundo y te sumerges más profundamente en Su amor. La fe puede mover esas montañas, pero la duda puede construirlas de nuevo. Simplemente cree y avanza sin importar cómo se vea en lo natural.

El segundo trimestre te animar a cambiar tu rutina, ansiando más tiempo con Dios, más cosas espirituales y menos del mundo. Esta etapa del proceso es reformar tu identidad en lo que Él destinó para tu vida. Desechando tu idea de cómo se ve un cristiano y moldeando tu propósito para tu vida. Esto pondrá a prueba tus creencias fundamentales y te lleva a los rincones, obligándote a matar la tradición y los espíritus religiosos por igual.

El tercer trimestre es donde muchos de ustedes están ahora mismo. Sientes la presión del enemigo sobre ti, él está tratando de hacer que te rindas y entregues tu destino. La guerra parece demasiado fuerte y sientes que estás siendo machacado. Sigue presionando porque es de la trituración que obtienes el aceite real, en la presión es donde obtienes el vino nuevo.

Ahora viene el nacimiento, prepárate, prepárate, prepárate para tu gran avance en Dios. Dios se regocijará contigo como en el día de tu nacimiento. Empieza a usar las armas de guerra. Adora como nunca lo has hecho, declara y decreta las cosas que has estado esperando, siembra como si tus bolsillos estuvieran desbordados, y observa cómo este destino nace con un poderoso y triunfante grito del cielo. (Derrick Gates)

  1. Recibe tu visión.
  2. Cree lo que Dios ha hablado.
  3. Declara y decreta que todo se moverá
  4. Mira tu destino manifestarse en tu vida.

Isaías 42:14-17 «Desde hace mucho tiempo me he callado. He guardado silencio; me he contenido. Pero ahora voy a gritar como una parturienta; a un mismo tiempo voy a gruñir y jadear. Haré un desierto de los montes y las colinas; secaré toda su hierba. Convertiré los ríos en islas, y dejaré secos los manantiales. Llevaré a los ciegos por caminos que nunca conocieron; les haré recorrer sendas para ellos desconocidas. A su paso cambiaré en luz las tinieblas, y allanaré los caminos torcidos. Todo esto haré por ellos, y no los desampararé; pero emprenderán la huida en completa vergüenza los que confían en los ídolos, los que dicen a las imágenes fundidas: “Ustedes son nuestros dioses.”

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"

Deja un Comentario