PREPARENSE PARA EL REBOTE

Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? He aquí, he recibido orden de bendecir; El dio bendición, y no podré revocarla. Números 23:19-20

Un domingo, mientras estaba en oración corporativa con los intercesores de mi iglesia, escuché al Espíritu Santo decir: “PREPARENSE PARA REBOTAR”. Me dio una visión de una enorme pelota que era violentamente lanzada al suelo con gran fuerza. Rebotó en el pavimento, haciendo que la pelota se elevara en el aire. Dios me habló y dijo: “Cuanto más fuerte Continuar leyendo