2019 UN AÑO PARA DECIR: “MIREN LO QUE EL SEÑOR HA HECHO”

Pues estoy a punto de hacer algo nuevo. ¡Mira, ya he comenzado! ¿No lo ves? Haré un camino a través del desierto; crearé ríos en la tierra árida y baldía. Isaías 43:19

Hay cuatro palabras proféticas que nos han estado siguiendo durante el último mes en nuestro tiempo en los Estados Unidos. En cada lugar que estamos y miramos, donde nos quedamos, se nos presentan de forma repetitiva y diaria. Estas cuatro palabras, “Pionero, siempre verde, sin demoras y país de las maravillas”, han saltado a nosotros de maneras inusuales. Un ejemplo de muchos es que nuestro hotel inesperadamente estaba ubicado en “Camino de los pioneros”, y otro estaba ubicado frente a “Senda de los pioneros”. Creo que el Espíritu Santo está hablando específicamente a los pioneros en este año y la temporada por venir: es tiempo de tomar posesión de nuestro país de las maravillas, que se llenará de árboles siempre verdes y sucederá rápidamente.

SUS PUERTAS ESTAN SIENDO FORTALECIDAS

En los últimos meses, hubo una intensa y creciente oposición y presión sobre los pioneros. Si usted ha estado caminando en un tiempo inusual de confusión, oposición, traición y guerra implacable, ¡ANIMESE! Tiene en Sus manos las llaves de un pionero y su Padre está caminando delante de usted; Él está guiándolo en el camino y no está solo. La oposición cederá mientras continúa avanzando, así que, ¡NO SE RINDA AHORA! Creo que esta guerra ha sido enviada por encargo del enemigo para evitar que muchos pioneros descubran y tomen su tierra prometida. Aunque la oposición y la guerra espiritual que hemos soportado al inicio de este año pueden haber sido feroces, escucho el rugido de protección del Padre sobre nosotros diciendo: “Mis amados, todo lo que el enemigo ha lanzado en su camino solo ha servido para fortalecerlos. Yo estoy convirtiendo cada flecha en bendición, cada miedo y fracaso en fruto. Yo estoy expulsando a las zorras de su tierra. Yo estoy fortaleciendo sus puertas y los bendeciré con más “.

Donde muchos pioneros soportaron largas temporadas de sequía y desierto, el Padre está convirtiéndolo este nuevo año en su Tierra Prometida “siempre verde”. Sin embargo, esto no es algo que sucederá como un genio que aparece dentro de una botella, sino más bien, esta Tierra Prometida “siempre verde” será ocupada mientras avanzan con fidelidad, paso a paso. No puedo enfatizar esto lo suficiente: Su Tierra Prometida vendrá a través de Su fuerza. Sin embargo, siento que hay una gran urgencia y la necesidad de asociarse con sus palabras proféticas. Veo muchas profecías almacenadas en las estanterías de los corazones, acumulando polvo en recuerdos olvidados. En esta temporada, el Espíritu Santo nos está diciendo que recordemos sus promesas y LUCHEMOS por ellas este año. Una de esas promesas se encuentra en Isaías 41: 18-20 Abriré ríos para ellos en los altiplanos. Les daré fuentes de agua en los valles y llenaré el desierto con lagunas de agua; por la tierra reseca correrán ríos alimentados por manantiales. Plantaré árboles en el desierto árido: cedros, acacias, mirtos, olivos, cipreses, abetos y pinos. Lo hago para que todos los que vean este milagro comprendan lo que significa: que el Señor es quien lo ha hecho, el Santo de Israel lo ha creado.

Cada uno de estos árboles representa una imagen significativa de las promesas cumplidas. Este será un año extraordinario para aquellos que se enfrenten a las promesas que tienen en sus manos. Verán cumplidas promesas largamente olvidadas. Estos pioneros que se niegan a permitir que la desilusión o la amargura echen raíces en sus corazones, pero miran a su Tierra Prometida con la misma determinación feroz de Josué y Caleb, dirán a finales de 2019: “¡MIREN LO QUE HA HECHO EL SEÑOR!” Lo que una vez fue un desierto seco y cansado, florecerá con árboles de hojas verdes. Crecerán y prosperarán en todas las estaciones, así como un árbol de hoja verdes, sin importar el clima terrenal. La próxima temporada se verá como un el país de las maravillas, lleno de árboles de hojas verdes. (Christy Johnston) 

Ezequiel 17:22-24 Esto dice el Señor Soberano: tomaré una rama de la copa de un cedro alto y la plantaré sobre la cumbre de la montaña más alta de Israel. Se convertirá en un cedro majestuoso, extenderá sus ramas y producirá semillas. Toda clase de aves anidarán en él y encontrarán refugio a la sombra de sus ramas. Todos los árboles sabrán que soy yo, el Señor, quien tala el árbol alto y hace crecer alto el árbol pequeño. Soy yo quien hace secar el árbol verde y le da vida al árbol seco. ¡Yo, el Señor, he hablado y cumpliré lo que he dicho!

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"

Deja un Comentario