YO SOY TU AYUDADOR Y CONSOLADOR

Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y Dios, que examina los corazones, sabe cuál es la intención del Espíritu, porque el Espíritu intercede por los creyentes conforme a la voluntad de Dios. Romanos 8:26-27

A principios del año compartí una palabra profética de Lana Vawser que decía: “Hubo tornados enviados para tratar de sacarnos del camino, pero ahora el Señor está enviando tornados de aceleración que nos posicionarán repentinamente. Los cambios que están ocurriendo en el espíritu … Continuar leyendo