UN TIEMPO PARA LIMPIARNOS Y SACIAR NUESTRA SED

Jesús le respondió: «Todo el que beba de esta agua, volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás. Más bien, el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que fluya para vida eterna.» La mujer le dijo: «Señor, dame de esa agua, para que yo no tenga sed ni venga aquí a sacarla.» Juan 4:13-15

A pesar de las promesas de un tiempo de cumplimiento y nuevos comienzos, muchos de ustedes se sienten como si espiritualmente estuvieran secos y áridos como un pozo sin agua. Continuar leyendo