VIENEN LAS ABUELITAS

Había también una profetisa, Ana, hija de Penuel, de la tribu de Aser. Era muy anciana; casada de joven, había vivido con su esposo siete años, y luego permaneció viuda hasta la edad de ochenta y cuatro. Nunca salía del templo, sino que día y noche adoraba a Dios con ayunos y oraciones. Lucas 2:36-37

No había hecho más que despertarme, y en ese estado de somnolencia fue como si un ángel me susurrara al oído: «Vienen las abuelas». Yo podría haberlo olvidado como si fuera la parte final de un sueño, pero a la mañana siguiente lo oí de Continuar leyendo