Esta tormenta terminará pronto

Cuando Cristo vivía en este mundo, con gran clamor y lágrimas ofreció ruegos y súplicas al que lo podía librar de la muerte, y fue escuchado por su temor reverente. Aunque era Hijo, aprendió a obedecer mediante el sufrimiento; y una vez que alcanzó la perfección, llegó a ser el autor de la salvación eterna para todos los que le obedecen. Hebreos 5:7-9

Mis amados, hemos entrado en un tiempo de gran transición, donde todo está siendo afectado, sacudido y desestabilizado. En este tiempo de gran cambio pueden verse afectadas sus finanzas, su salud, sus relaciones, su vocación, su familia, Continuar leyendo