Cuando menos lo esperes sucederá

Publicada el
Cuando menos lo esperes sucederá

Por eso, ve y diles de mi parte que ya no tardan en cumplirse mis palabras. Lo que digo, lo cumplo. Yo soy el Dios de Israel, y no tardaré en cumplir mi palabra». Ezequiel 12:28 TLA

“Hay un cambio sin precedentes que está aquí, un cambio que nunca pensaste que sucedería. El Señor está cambiando tu realidad actual para acomodar lo que Él ha dicho y lo que Él te ha prometido. Estás a punto de ver las demostraciones más inexplicables e innegables de Su poder. Él se está moviendo ahora mismo para llevarte de estar al margen esperando a caminar hacia el verdadero cumplimiento de lo que Él te ha dicho. Él está despejando el camino, quitando el desorden y la confusión, los traumas, la desesperación, y llevándote a la plenitud y cumplimiento de Su Palabra”.

“Él te está sacando del lugar de aflicción y batallas por la promesa para ahora ver que Su palabra se cumple. En el momento en que Él lleve a cabo lo que dijo, dirás: «El Señor hizo lo que dijo que iba a hacer tal como me dijo que lo haría». Nada de lo que Él te ha dicho quedará sin cumplirse. La atmósfera es tan pesada con la manifestación de lo que Él ha dicho, que la expectativa es más evidente ahora que en cualquier otra época por la que hayas pasado. Esta es tu temporada para ver que todas las cosas que Él te ha dicho se cumplan”. (Lorilei Cooley)

Isaías 66:9 El Señor tu Dios dice: «Yo, que abro la matriz, ¿impediré que nazca el niño? Yo, que permito la concepción, ¿cerraré el vientre de la madre?»

“Mientras pasaba tiempo en la presencia del Señor, lo escuché decir: “Cuando menos lo esperes…” Mientras insistía más con respecto a esto, sentí que el Señor decía: “Espera ver Mi bondad cuando menos lo esperes. No pierdas la esperanza, porque incluso las promesas largamente esperadas se cumplirán”.

Quiero animarlos a que incluso en medio de las circunstancias desafiantes que enfrentamos, tanto individualmente y como naciones, Dios tiene un plan y está trabajando detrás de escena. Él es quien toma lo que el enemigo pretendía para mal y destrucción y lo convierte en bien (Génesis 50:20). Puedes ver este patrón a lo largo de la historia. Podemos ver cómo el Señor hizo que José prosperara en medio de una gran hambruna. Incluso en lo que parecían circunstancias devastadoras, trajo restauración a José, incluso en sus relaciones familiares personales. Los hermanos de José, los mismos que lo traicionaron y trataron de destruirlo, al final se reconciliaron con él. Vemos al Señor en acción cuando liberó a los hijos de Israel mientras eran perseguidos por el ejército de Faraón. Partió el Mar Rojo, literalmente abriendo camino para la gente donde parecía que no había camino. Nuestro Dios sigue siendo el mismo; si Él lo hizo por ellos, seguramente puede hacerlo de nuevo.

Éxodo 14:13-14 Pero Moisés le dijo al pueblo: «No tengan miedo. Manténganse firmes, y vean la salvación que el Señor llevará hoy a cabo en favor de ustedes. Los egipcios que hoy han visto, nunca más volverán a verlos. Quédense tranquilos, que el Señor peleará por ustedes.»

Este es el momento para tener esperanza, independientemente de cómo puedan parecer las cosas en lo natural. Hace unos seis meses, mi esposo y yo dimos un paso de fe y nos mudamos a una nueva área. Tal como lo instruye la Biblia, oramos y buscamos el consejo de Dios antes de dar el paso, y el Señor nos confirmó de maneras sorprendentes y milagrosas que este paso era lo que tenía reservado para nosotros. Para algunos, recoger todo y mudarse a un nuevo lugar puede parecer un gran riesgo, o incluso una tontería. Sin embargo, en el riesgo, hemos visto y continuamos viendo una gran recompensa. Las palabras proféticas que hemos guardado en nuestros corazones, e incluso las que hemos escrito y fechado hace décadas, ahora se están cumpliendo.

Realmente estamos viviendo tiempos emocionantes, y habrá una gran cosecha. Jesús obtendrá su recompensa. Anímense y sepan que verán y experimentarán la bondad y el favor de Dios cuando menos lo esperen. Él está obrando en todas las cosas para nuestro bien, y el tiempo del avance y la cosecha es ahora. (Angie Stolba)

Salmos 27:13 Hubiera yo desmayado, si no hubiera creído que había de ver la bondad del Señor en la tierra de los vivientes.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Cuando menos lo esperes sucederá

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"