DISPON TU CORAZON PARA EL VINO NUEVO

Ni tampoco se echa vino nuevo en odres viejos, porque el vino nuevo revienta los odres, y entonces el vino se derrama y los odres se echan a perder. Más bien, el vino nuevo debe echarse en odres nuevos. Marcos 2:22

Estamos ante un tiempo de plenitud del Espíritu, sin embargo para contener el vino nuevo de la restauración, necesitamos convertirnos en un ODRE NUEVO. En el proceso de restauración, Dios toma lo que somos y nos trae a un nuevo lugar para poder verter dentro de nosotros lo que El desea entregarnos. Permite que este proceso de Dios te Continuar leyendo