¡SALTA! YO ESTOY AQUÍ, Y ESTOY ALLI

Por eso, la promesa de Dios se recibe por la fe para que la promesa sea un regalo de Dios. Así todos los descendientes de Abraham tienen la seguridad de recibirla; no sólo los que viven bajo la ley, sino también los que viven por la fe que tuvo Abraham. Él es el padre de todos nosotros. Romanos 4:16

Esta palabra es muy oportuna. Muchos estamos en un momento de transición, estamos a la mitad del camino. ¡No podemos abandonar! ¡Debemos seguir moviéndonos porque Dios está diciendo, “¡SALTA!”. Estoy en este momento y por obediencia dando ese salto de Continuar leyendo