TIEMPO PARA SER PERFECCIONADOS

Cuando Abram tenía noventa y nueve años, el Señor se le apareció y le dijo: «Yo soy El-Shaddai, Dios Todopoderoso. Sírveme con fidelidad y lleva una vida intachable. Yo haré un pacto contigo, por medio del cual garantizo darte una descendencia incontable». Génesis 17:1-2

 “Estás entrando en un año de mucho trabajo de mi Espíritu sobre tu vida, porque te llevará por un proceso de mayor perfeccionamiento, ya que has sido apartado para grandes cosas dentro del Reino”

El año hebreo en el que estamos 5777 es un año de perfección. Cierto día, Pedro vino a Jesús … Continuar leyendo