¡NECESITAS SOLO UN POCO DE FE!

Al Señor esperé pacientemente, y Él se inclinó a mí y oyó mi clamor. Me sacó del hoyo de la destrucción, del lodo cenagoso; asentó mis pies sobre una roca y afirmó mis pasos. Puso en mi boca un cántico nuevo, un canto de alabanza a nuestro Dios; muchos verán esto, y temerán, y confiarán en el Señor. Salmos 40:1-3

Muchos se encuentran en situaciones desesperantes, y hoy quiero animarlos con esta palabra, porque estoy segura que Dios está trabajando en cada uno de nosotros. Si no hemos recibido las respuestas es porque aún no estamos listos, pero estoy segura … Continuar leyendo