PAZ EN MEDIO DE LA TORMENTA

Yo soy el Señor que te guarda. ¿Te has olvidado acaso que Yo te conozco? Yo conozco tus problemas. Yo conozco las cosas contra las que batallas. Yo conozco las cosas en las que tú piensas y las cosas que te dispones a hacer. Yo conozco tus motivos y tus actitudes. Yo conozco todo de ti. Yo te conozco mejor de lo que tú te conoces a ti mismo. Yo te estoy guiando y dirigiendo.

Yo no te he dejado nunca ni nunca te defraudaré. Yo conozco todo lo que esta frente a ti; lo que no se ha alcanzado. Conozco lo que el enemigo está planeando para ti. Y, por que conozco todo ello, soy capaz de obrar a tu favor, y puedo hacerte pasar a través de tormentas y a través de valles de desesperación y a través de toda batalla que puedas encontrar. Yo puedo llevarte al lugar de libertad y victoria si tu crees en Mi, confía en Mi y camina conmigo, dice el Señor.

Tú te encuentras en una corta temporada de ajustes donde tendrás las oportunidades para hacer los cambios a través de los cuales  lograrás mas eficientemente alcanzar tus necesidades y requerimientos. Mantén la calma en este tiempo y no permitas que el estrés te robe la paz. Sabiduría está siendo derramada sobre ti en abundancia para que puedas encontrar formas más efectivas de enfrentar cada situación, dice el Señor. Déjame guiarte.

Salmos 29:11 El Señor fortalece a su pueblo; el Señor bendice a su pueblo con la paz.

Bill y Marsha Burns

NOTA DE MAGIE

Mateo 14:28-31 —Señor, si eres tú —respondió Pedro—, mándame que vaya a ti sobre el agua.—Ven —dijo Jesús. Pedro bajó de la barca y caminó sobre el agua en dirección a Jesús. Pero al sentir el viento fuerte, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó:—¡Señor, sálvame! En seguida Jesús le tendió la mano y, sujetándolo, lo reprendió—¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?

Las tormentas perfeccionadoras son las que más confunden, especialmente si alguien te ha enseñado que si haces la voluntad de Dios, nunca encontrarás problemas. Si eso fuera verdad, entonces la vida de Jesús habría sido una de paz y ocio. Sin embargo, nada hay más lejos de la verdad.

Aquí vemos que Pedro decide caminar sobre las aguas. A pesar de que a menudo hablamos de cómo Pedro falló, debes recordar que tuvo suficiente fe para caminar sobre el agua. Puede haber sido una fe imperfecta, pero la fe de Pedro fue perfeccionada.

Habrá tiempos cuando Dios te corrige y los habrá cuando te perfeccione. Las dos pueden ser dolorosas, pero Dios las permite porque nos ama y entiende que la única manera de llamar tu atención es permitir que las cosas se escapen de control.

Y el Señor dice: ¡TOMA MI MANO Y DEJAME GUIARTE! Porque Yo comencé la buena obra y Yo la perfeccionaré en ti.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario