REPARA LAS GRIETAS

Sigo escuchando la palabra “GRIETA” en mi espíritu, y oigo al Señor decir: “Cierra las brechas y repara las grietas para que el enemigo no pueda causar daños irreparables en las relaciones que son vitales para Mis propósitos para ti. La crítica, el juicio y las ofensas no solamente están dañando tu alma y tu espíritu, sino que también le abren la puerta al diablo para que entre trayendo caos como consecuencia de tu endurecido corazón”. Escoge la paz y la reconciliación con tus hermanos y hermanas en el Reino de Dios”

Proverbios 18:19 El hermano ofendido es más difícil de ganar que una ciudad fortificada, y las contiendas son como cerrojos de fortaleza.

Bill y Marsha Burns

NOTA DE MAGIE

Reparar las relaciones rotas no se hace con rapidez ni es fácil, pero como creyentes estamos llamados a vivir en armonía unos con otros. He podido experimentar en mi propia vida que al orar, bendecir y amar a aquellas personas que me han ofendido y herido, Cristo empieza a quitar mi dolor, mi deseo de defenderme, y mi deseo carnal de vengarme. Y mientras él hace esto, soy impulsada a preguntar, “Señor, ¿qué quieres que haga para reparar esta relación?” A veces, su instrucción es responde en amor, entonces me siento motivada a hacer una llamada telefónica, escribir una carta, o reunirme con la persona para pedirle perdón aunque la ofendida sea yo.

Recuerdo que busqué a una buena amiga a la que perdí por un mal entendido. Cuando la tuve cerca de mi, sentí tanto amor por ella que la abrace y le pedí perdón. Lo único que obtuve fue su rechazo, era tan grande la brecha que el enemigo abrió que ella no escuchaba  mi perdón, sino condenación. Opté por alejarme pero comencé a orar y bendecirla.

Unos días después Dios habló a mi corazón y dijo: “No hagas nada, respira profundo y permite que Mi Espíritu llene tu corazón con piadosa sabiduría. Yo te diré cuando sea el momento adecuado para hablar y ofrecer soluciones amorosas y compasivas”

El perdón es obligatorio, pero la reconciliación es una calle de dos vías, hay quienes pueden negarse a participar con nosotros en la reparación de una relación humana. Le cerramos las puertas al enemigo cuando nosotros somos benévolos y compasivos y perdonamos aunque no nos otorguen perdón, al menos, una de las partes habrá hecho lo que Dios pide.

Colosenses 3:12-14 Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre y de paciencia. Sean mutuamente tolerantes. Si alguno tiene una queja contra otro, perdónense de la misma manera que Cristo los perdonó. Y sobre todo, revístanse de amor, que es el vínculo perfecto.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario