DERRAMARE MI ESPIRITU SOBRE SUS VIDAS

»Después de esto, derramaré mi espíritu sobre la humanidad entera, y los hijos y las hijas de ustedes profetizarán; los ancianos tendrán sueños, y los jóvenes recibirán visiones. »En aquellos días, también sobre los siervos y las siervas derramaré mi espíritu. Y haré prodigios en el cielo y en la tierra, con sangre y fuego y columnas de humo.» Joel 2:28-30

Este es un tiempo en el cual debemos despojarnos de todo lo que nos estorbe,“Este no es un tiempo de vagancia espiritual sino de vida espiritual disciplinada” así que sacudámonos de todo letargo espiritual y preparemos nuestros corazones para este despertar espiritual. Deshagámonos de cualquier cosa que nos refrene para que nada nos dificulte recibir todo lo que está disponible para nosotros de parte de Dios. No permitamos que los odres viejos nos impidan recibir el aceite y el vino nuevo que se está distribuyendo. Esta palabra de Eileen Fisher resume el tiempo de visitación del Espíritu Santo que está sobre nosotros ahora.

El Espíritu del Señor dice: “Permítanme llenarlos hasta rebosar. Permítanme llenarlos para que rebosen. Permítanme participar profundamente en sus vidas para que la luz de mi Reino brille a través de sus vidas. Mi amor brillará sobre sus vidas. Derramaré aceite freso sobre sus vidas. El aceite del gozo en contra del robo que vino contra sus vidas. Con aceite quebraré la pena y estableceré una nueva unción, limpiándolos y renovándolos”.

Tomaré la sangre del Calvario y los tocaré en la frente. Les digo que no sean débiles, permítanme coronarlos. Entiendan mi corona de espinas: Las azotaron una y otra vez en mi cabeza hasta que quedé ciego por mi propia sangre. Como quedé cegado por mi Sangre, mi Sangre te pueda dar visión”, dice el Señor. “Les daré revelación por mi Espíritu. Les daré un punto de vista donde puedan ver lo que está haciendo mi Espíritu y ponerse de acuerdo con Él. Realmente va hacia adelante y hacia atrás, buscando a aquellos que tienen un corazón puro y manos limpias”, dice el Señor.

Mi Espíritu se está moviendo para probar los corazones. Él viene y se mueve sobre mi pueblo para ver y oír lo que están hablando, cantando y declarando. Luego construye un nido en el corazón de aquellos que lo están buscando. Deben saber que los está buscando mientras lo buscan a Él. Quiero derramar mi gloria abundantemente”, dice el Señor.

Quiero hacer que los ríos de mi Espíritu fluyan desde sus vientres y generen vida en los vientres de los demás. Algunos de ustedes estuvieron viviendo como huesos secos. Digo, trae los huesos secos y arrójenlos a los pies de mi Cruz. Permítanme resucitar lo que quiero que resucite. Permítanme remover lo que trae muerte. Permítanme establecer mi Sangre y traer vida”, dice el Señor.

Los invito a extender sus manos hacia mi trono. No miren el trono de los hombres, sino el trono de su Rey. Los llamé amados y amigos. Permítanme amarlos, amigos de Dios. Vengan hacia mi trono. No vengan con sus cabezas inclinadas. Vengan con osadía como quien corre apresuradamente para encontrar a su amado. ¡Cómo anhelo a mi pueblo! ¡Cómo anhelo sus corazones, su presencia y sus voluntades!”, dice el Señor.

Si mi pueblo quiere establecer su voluntad como el pedernal, en obediencia a mi voluntad, el Reino podría avanzar. Pero el hombre está siempre con el espíritu de persuasión sobre su voluntad. Permite que su voluntad sea una con la Mía. Deben tener el mismo clamor que yo: Vine para hacer la voluntad del Padre y sólo hago lo que el Padre me muestra. Este debe ser el clamor de sus corazones. La obediencia debe ser el espíritu que manifiesten ante mi Espíritu. Él levantará un testimonio. Mientras hace esto en sus espíritus, los levantará con el reconocimiento del Rey que está a punto de venir”, dice el Señor.

Estará en sus vidas. Sus espíritus saltarán con el reconocimiento. Sus espíritus se alejarán de aquellos que los retienen, cuando estén listos para enviarlos. Los envío por mi Espíritu, a través de mi Espíritu y en mi Espíritu. No escuchen las voces de los que no están en mi Espíritu; pídanme que limpie su manera de oír, sus oídos, sus corazones y sus almas. Están verdaderamente en la hora de su deliberación. Es una hora muy seria por causa de mi Reino”, dice el Señor.

Ni bien puedan ver, habrá un cambio que traerá grandeza sobre la tierra. Sí, seré yo quien traeré un cambio sobre la tierra. Serán humillados por mi bondad y danzaré sobre sus vidas la danza de la apreciación porque me obedecieron. Tráiganme el sacrificio de obediencia y les prometo que no los decepcionaré”, dice el Señor.

Agrádenme y luego revisen junto conmigo para ver si quiero que se inclinen ante los hombres. Primero deben inclinarse ante mí y someterse a mi voluntad. ¿No les entregué mi Espíritu para que habite en ustedes? No lo dejen solo, habiten con Él, participen con Él y permítanle guiarlos. Apresúrense a seguir a mi Espíritu y sean lentos para oír a los hombres. La carne no beneficia en nada, pero mi Espíritu multiplica lo milagroso”, dice el Señor.

Proverbios 21:20 Tesoro precioso y aceite hay en la casa del sabio; Mas el hombre insensato todo lo disipa.

Salmo 92:10 Pero tú aumentarás mis fuerzas como las del búfalo; Seré ungido con aceite fresco.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario