UN GRAN DESPERTAR

Entonces el ángel que hablaba conmigo volvió, y me despertó como a un hombre que es despertado de su sueño. Zacarías 4:1

El año 2008 marcó el comienzo de un gran despertar dentro de la Iglesia de Cristo. El Señor nos dijo: “Yo estoy sacudiéndolos para que se levanten” Hace unos días el Señor volvió a recordarnos que la “zaranda” no ha terminado.

Amós 9:9 dice: Porque he aquí, yo daré un mandato, y zarandearé a la casa de Israel entre todas las naciones, como se zarandea el grano en la criba, sin que caiga ni un grano en tierra. Pero también nos da una hermosa promesa en los versos siguientes 11-15  En aquel día levantaré el tabernáculo caído de David, repararé sus brechas, levantaré sus ruinas, y lo reedificaré como en tiempo pasado para que tomen posesión del remanente de Edom y de todas las naciones donde se invoca mi nombre declara el Señor, que hace esto. He aquí, vienen días–declara el Señor– cuando el arador alcanzará al segador, y el que pisa la uva al que siembra la semilla; cuando destilarán vino dulce los montes, y todas las colinas se derretirán Restauraré el bienestar de mi pueblo Israel, y ellos reedificarán las ciudades asoladas y habitarán en ellas ; también plantarán viñas y beberán su vino, y cultivarán huertos y comerán sus frutos. Los plantaré en su tierra, y no serán arrancados jamás de la tierra que les he dado–dice el Señor tu Dios.

Estamos en un tiempo fresco de avivamiento. La gente está despertando, está comenzando a experimentar hambre y sed de Dios de una manera diferente. El Señor esta despertando a Su novia, la está llamando a resurgir, a reavivar la llama del amor y a tomar su posición en el Reino de Dios en verdadera justicia y santidad. La palabra de los últimos días de los Esposos Burns nos vuelve a confirmar el deseo de Dios de llevarnos a los lugares altos.

“Tú, Pueblo Mío, estás a punto de un rompimiento hacia un territorio más alto. Es como si hubieras estado durmiendo, y estás tratando de despertarte y abrir tus ojos. Tú estás ahora siendo zarandeado para que logres tener una mayor consciencia del Reino y la actividad espiritual. Presiona a través de este periodo de hibernación virtual con la fuerza de tu deseo de llegar más alto, dice el Señor. El tiempo es ahora”

“Yo escucho en el Espíritu el sonar de la trompeta. Y el Señor dice: Un llamado está siendo hecho para despertar a aquellos que estaban dormidos espiritualmente. Solamente aquellos que tengan oídos para oír atenderán el llamado. Es un despertar a una nueva vida una renovación que te llevará a la restauración. Aquellos que escuchen empezarán un viaje en el Espíritu. Será difícil dejar atrás el pasado en algunos casos, pero el deseo de más de Mí será una fuerte motivación para seguir adelante

Romanos 13:11 Hagan todo esto, conscientes del tiempo en que vivimos y de que ya es hora de que despertemos del sueño. Porque nuestra salvación está más cerca de nosotros ahora que cuando creímos.

Yo los estoy sacudiendo, dice el Señor. Esto no es una sacudida violenta o destructiva, es una suave pero persistente agitación que los despertará del sueño de la complacencia y el estancamiento. Los estoy invitando a despertar de este sueño de la rutina religiosa, renovar su conciencia espiritual y emocionarse con la realidad espiritual. Muchos de ustedes, mis hijos, han cambiado su enfoque de la vida en el Espíritu a la vida en la carne. Es hora de renovar su compromiso y despertar su deseo y celo por las cosas del Espíritu. Ustedes están viviendo en tiempos peligrosos donde el mayor peligro de todos es estar dormido espiritualmente.

Efesios 5:13-14 Pero todas las cosas se hacen visibles cuando son expuestas por la luz, pues todo lo que se hace visible es luz. Por esta razón dice: Despierta, tú que duermes, y levántate de entre los muertos y te alumbrará Cristo.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario