YO HARE UN CAMINO

Así dice Jehová, el que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas; el que saca carro y caballo, ejército y fuerza; caen juntamente para no levantarse; fenecen, como pábilo quedan apagados. No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. Isaías 43:16-19

CONFIA EN QUE YO TE ENTREGARE TU DESTINO PROMETIDO

Últimamente, muchos de ustedes se han sentido muy cargados como en una locomotora que se mueve a toda velocidad con los vagones del tren en fila detrás de ustedes hasta donde el ojo puede ver. Ha habido un tremendo impulso desarrollándose en su vida en la pasada temporada.

A través de acontecimientos imprevistos, de repente, ahora pueden ver el final de las vías del tren delante de ustedes. Pueden estar viendo el final de una etapa de su vida, pero no tienen idea de lo que esta por venir. Pueden estar viendo el final de un ministerio, o el final de una relación cercana. El final de lo que sabemos puede tener un efecto paralizante.

Los carriles visibles de esta temporada están llegando a su fin y no parece haber algo adelante, excepto lo desconocido y la probada arena del desierto. Ya es demasiado tarde para poner los frenos naturales. No hay suficiente tiempo. Usted está pensando que en pocos momentos su vida, como usted la conoce, se descarrilará y chocará contra la suave arena de un futuro indefinido. La velocidad de este percibido choque lo está dejando sin aliento.

YO HARE UN CAMINO

Mientras yo procesaba estas palabras, el Señor habló una palabra de esperanza y promesa:

“Yo haré un camino en esta vía, cerca del desierto donde ningún camino parece posible. Yo no permitiré que lo que Yo he puesto en movimiento en su vida termine en desastre. Yo tengo rieles preparados debajo de la arena de su futuro desarrollo que no son visibles al ojo natural. Estas vías se levantarán y tomarán las ruedas de su vida y los llevarán a través de este lugar de desierto indefinido. Yo he estado en este camino antes con otros como ustedes. Yo se lo que estoy haciendo. Confíen en Mi para entregarles su destino prometido. En vez de llorar de temor, al final de estas vías, van a llorar de gozo por lo que Yo he hecho. Entre hoy y el final de estas vías desconocidas, permitan que los momentos restantes revelen los verdaderos colores de su fe, desarrollándolos y madurándolos de modo que no sean deficientes en ninguna manera para la nueva temporada que viene. Sus actos de fe son creer en la substancia de los caminos que aún no ven”. (Garris Elkins)

Hebreos 11:8 -10 Por la fe, Abrahán obedeció cuando fue llamado, y salió sin saber a dónde iba, y se dirigió al lugar que iba a recibir como herencia. Por la fe, habitó en la tierra prometida como un extraño en tierra extraña, y vivió en tiendas con Isaac y Jacob, quienes eran coherederos de la misma promesa; porque esperaba llegar a la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

Caminar por la fe es simplemente estar donde está Dios y hacer lo que Dios está haciendo. Nos está conduciendo  y nos guiará a la plenitud de nuestro destino. El estará con nosotros en este viaje hasta el final de los días. Nuestro destino ha sido sellado y ha sido escrito y se cumplirá si tan solo creemos. Permanezcamos unidos a El, caminemos con El, permanezcamos con El.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario